Complemento circunstancial

Complemento circunstancial, cumple una función sintáctica que puede ser desempeñada por un sintagma nominal o adverbial, una oración subordinada o un sintagma preposicional.

Cualquiera de ellos indicará una circunstancia del orden semántico, definida en el tiempo, de modo, cantidad, finalidad, posibilidad, causa o de lugar complementando de este modo al verbo.

Complemento circunstancial, de cantidad

Complemento circunstancial, de cantidad

Complemento circunstancial, de cantidad

De cantidad el complemento circunstancial se ubica con palabras como: demasiado, mucho, poco, bastante, poco…

Es decir que siempre se refiere a una cantidad ejercida por la acción verbal.

Lo puedes reconocer fácilmente, preguntándole a la oración: ¿cuánto?

Por ejemplo:

El libro que estoy leyendo me interesa mucho.

Mucho: es el complemento circunstancial de cantidad que integra al predicado verbal: “me interesa mucho”

Entonces preguntas:

¿Cuánto me interesa el libro que estoy leyendo?

Obtienes como respuesta “mucho”

Otro ejemplo:

He avanzado muy poco en mi estudio.

“muy poco” es el complemento C.C.I. de cantidad

Preguntas:

¿Cuánto he avanzado en mi estudio?

Obtienes como respuesta: “muy poco”

Complemento circunstancial, de tiempo

Complemento circunstancial, de tiempo

Complemento circunstancial, de tiempo

Los C.C. de tiempo son fáciles de reconocer porque encontrarás en la oración palabras como: lunes, martes…. Hoy, ayer, mañana.

No los confundas con los de lugar, porque éstos se reconocen con:

En la casa, en la escuela, etc, abajo, encima, cerca, lejos, aquí, allá…

Para que puedas reconocer fácilmente uno de tiempo preguntarás ¿cuándo?
Mientras que para reconocer uno de lugar preguntarás ¿dónde?

Por ejemplo:

Me gustaría ir contigo el domingo al cine.

“el domingo es el C.C. de tiempo.

Fácilmente reconocible si preguntas ¿cuándo?

Obtendrás como respuesta: “el domingo”

El febrero nos iremos de vacaciones.

Si preguntas ¿cuándo?

Obtienes como respuesta “en febrero” C.C. de tiempo.

Pero si te encuentras con:

¿Te gustaría venir al cine conmigo el domingo?

Preguntarás ¿dónde?

Entonces obtendrás “al cine” como C.C. de lugar.

He dejado el coche aparcado a dos cuadras.
¿Dónde?

“A dos cuadras” es el C.C. de lugar.

Complemento circunstancial, de modo

Complemento circunstancial, de modo

Complemento circunstancial, de modo

El de modo es el que expresa cómo se desempeña la acción verbal.
Por ello es fácil que lo puedas reconocer preguntando ¿cómo?

Estoy sentado cómodamente.

¿Cómo estoy sentado?

“cómodamente” es el C.C. de modo

También puedo decir:

Estoy sentada cómodamente porque es invariable ante el género y número.

Ellos o ellas están sentados o sentadas cómodamente.

No existe variación.

Después de los ejercicios el niño terminó agotado.

Después de los ejercicios los niños terminaron agotados.

Después de los ejercicios las niñas terminaron agotadas.

Puedes darte cuenta que en los últimos dos ejemplos existe una variación, por lo tanto no es un complemento circunstancial, sino un complemento predicativo, dado que “agotado” varía.

De afirmación:

En una oración que contenga uno de afirmación siempre encontrarás un partícula afirmativa que te lo indique como:
Ciertamente, verdaderamente, efectivamente, certeramente, seguramente.

Ten en cuenta que “sí” es un marcador de modalidad afirmativa de oraciones, predicados y de los verbos pero no es un C. C. de afirmación.

De causa:

El de causa desempeña en la acción verbal una información que es circunstancial

Lo reconoces por partículas como:

Por culpa de
Gracias a
Debido a
Porque
Por

Además lo reconoces preguntando ¿por qué?

Lo hago porque me place

¿Por qué lo hago?

Porque me place

Dado que los adverbios de causa no existen en el idioma español carecen de la propiedad adverbial.

De compañía:

Los de compañía son los que expresan algo o alguien que acompaña la acción verbal.

Lo reconoces preguntando ¿con quién?

Juan fue a la fiesta con sus amigos.

¿Con quién fue Juan?

Con sus amigos

De concesión:

Los de concesión son los que agregan una información circunstancial que no permite el desempeño de la acción verbal.

Por ello se reconocen preguntando ¿A pesar de qué?

Fui al cine a pesar de la lluvia.

¿A pesar de qué fui al cine?

A pesar de la lluvia.

De finalidad:

Los de finalidad son los que agregan información que tiene que ver con la finalidad de la acción verbal.

Se reconocen preguntando ¿para qué?

Compramos todos los libros para estudiar.

¿Para qué compramos todos los libros?

Para estudiar.

De instrumento:

De instrumento es el que agrega una información que tiene que ver con el instrumento de la acción verbal.

Lo reconoces preguntando ¿con qué?

Pagó sus libros con dinero.

¿Con qué pago los libros?

Con dinero.

Rompió la mesa con un puño.

Con qué rompió la mesa?

Con un puño.

De materia:

El de materia es el que agrega una información con referencia al material que tiene que ver con la acción verbal.

Lo reconoces preguntando: ¿con qué material? O ¿de qué material?

Acabo de hacer una escultura con hielo.

¿Con qué material hice una escultura?

Con hielo.

Levanté un castillo de arena.

¿De qué material levanté un castillo?

De arena.

Complemento directo es otro artículo interesante para tu estudio.

 

¿Qué piensas de esto?