Complementos del verbo

Complementos del verbo, son los que completan el significado del verbo con una o más palabras complementarias.

Por ejemplo:

Juan estudia.

Juan es el sujeto.
Estudia es el núcleo y verbo del predicado.

Al completar la significación del verbo estudia con:

Juan estudiaba aquí, Juan estudiaba mucho, Juan estudiaba de noche, Juan estudiaba solo, Juan estudiaba ayer, Juan estudiaba silenciosamente.

Las palabras: de noche, silenciosamente, ayer, de noche, le agregan una circunstancia al verbo estudiaba.

Puede ser de cantidad en el caso de mucho, de modo en el caso de silenciosamente o de lugar en el caso de aquí.

Estos complementos se llaman circunstanciales.

Complementos del verbo, circunstanciales

Complementos del verbo, circunstanciales

Complementos del verbo, circunstanciales

Algunos ejemplos de complementos circunstanciales del verbo son:

Por la ciudad, por el campo, por la calle: a través de un lugar.
Lento, a toda velocidad, despacio: de modo.
Lentamente, rápidamente: de modo.
Durante el día, durante la noche: a través el tiempo.
Ayer, hoy, de noche, de día: de tiempo
Con Luís, con María: de compañía.
Mucho, muy poco, poco: de cantidad.
Para la escuela, para la casa, para el hogar: hacia un lugar.

Puedes leer más en: complementos circunstanciales.

Complementos del verbo, directo

Complementos del verbo, directo

Complementos del verbo, directo

El complemento directo es la o las palabras sobre las que recae de forma directa la acción del verbo.

Por ejemplo:

El pintor pinta un cuadro.

Sujeto: el pintor

Pinta: núcleo y verbo del predicado.

Un cuadro: complemento directo porque la acción de pintar recae directamente sobre un cuadro.

El complemento directo se une al verbo directamente o por intermedio de la preposición “a”

El complemento directo lleva preposición, cuando es nombre propio o con nombres comunes que representan cosas conocidas: viajé a Londres, visité a Ana, viajé a Madrid.

Complementos del verbo, indirecto

Complementos del verbo, indirecto

Complementos del verbo, indirecto

El complemento indirecto indica donde termina la acción del verbo, puede ser un pronombre. Para determinarlo se analiza quién recibe directamente la acción del verbo y quien recibe el beneficio o daño indirectamente.

Complementos del verbo, atributo

El atributo se caracteriza por presentarse en las oraciones con verbos parecer, ser y estar, puede ser reemplazado por “lo” como pronombre personal, de este modo se lo puede reconocer.

Por ejemplo Mario parece enfermo (lo parece)

Mantiene concordancia en número y género con el sujeto. Sin el atributo la oración perdería sentido.

Mario enfermo, no tiene sentido, pero Mario parece enfermo o Mario está enfermo sí tiene sentido la oración.

Complementos del verbo, predicativo

El complemento predicativo mantiene concordancia en persona y número con el complemento directo o con el sujeto. Complementa también al sujeto.

No se debe confundir con el complemento circunstancial de modo, ya que éste no mantiene concordancia con el complemento directo ni con el sujeto.
Por ejemplo:

Los niños llegaron cansados.

Complementos del verbo, de régimen

Es un sintagma preposicional, pues necesita de una preposición. Puede ser reemplazado por un pronombre tónico como: ello, ella, él.

Por ejemplo:
Se defendió del agresor.

Se entendió con él.

E desentendió de él.

Se avergüenza de sus padres

Debe atenerse a las consecuencias.

Sueña con ser abogado.

Él trata de ser más bueno.

¿Qué piensas de esto?