Ejemplos de analogía

Ejemplos de analogía se refiere a la relación existente entre conceptos o razones, se relacionan dos objetos o seres aplicando la razón a partir de la observación de características tanto generales como particulares de ambos.

Tras la observación se genera un razonamiento que da lugar a la presencia de similitudes. En uno de estos objetos o seres se establece una relación que en el otro se haya establecida.

Ejemplos de analogía, usos

Ejemplos de analogía, usos

Ejemplos de analogía, usos

La analogía se aplica a variados usos entre los que se destacan la matemática, la argumentación lógica, los modelos científicos, la psicología y el desarrollo de la ciencia aplicada con una posible argumentación.

Ejemplos de analogía, lingüística

En la lingüística se la encuentra a partir de las variaciones etimológicas y las variaciones semánticas refiriéndose al uso de las palabras dentro de un discurso y su sentido.

Podría tratarse entonces de que la metáfora, una alegoría y la comparación, pues son figuras retóricas en la que se encuentra un sentido de analogía.

Ejemplos de analogía, semántica

Ejemplos de analogía, semántica

Ejemplos de analogía, semántica

La semántica, siempre dentro de la lingüística la considera como el fenómeno producido a partir de la asociación de cualquier palabra con un análogo significado.

Un ejemplo claro son los pequeños objetos, ya sea una artesanía, una réplica pequeña o un árbol que por su dimensión pequeña se les llama “miniatura”, lo cual da un análogo significado si pensamos que “miniatura” proviene de una pintura con dimensiones pequeñas.

Ejemplos de analogía, en el lenguaje común

Ejemplos de analogía, en el lenguaje común

Ejemplos de analogía, en el lenguaje común

En el lenguaje común usamos la anfibología, la equivocidad y la univocidad en las palabras.

Cuando el discurso o la palabra tienen un determinado significado haciendo referencia a la realidad con un uso correcto del lenguaje responde a la univocidad.

Por ejemplo la palabra “mesa” al usarla unívocamente responde al objeto que sirve para servir los platos de comida, leer o escribir entre otros usos.

Sin embargo aplicando la analogía podríamos decir mesa petitoria, redonda o de negociación, en cuyo caso el significante tendrá un sentido que le es propio, a pesar de que el adjetivo que lo soporta le aportará el sentido.

Si tomamos como ejemplo la palabra “presa” tomando como referencia la anfibología y el equívoco, nos encontramos que esta palabra responderá a un significado dependiendo del contexto.

Puede ser una mujer que se encuentra en prisión, también puede tratarse de un animal objeto de la caza y también podría tratarse de un embalse de agua.

Podemos decir también que un discurso de doble sentido y una ironía son un recurso retórico que responde a la anfibología y a la equivocidad.

En pocas palabras se la entiende como propiamente dicha cuando el discurso o una palabra es unívoca, usada de tal forma que continúa conservando si sentido propio adquiriendo un sentido figurado o un significado figurado y relacionándolo con ese significado propio. Es decir que se conservará el sentido, no conservará su relación con los significantes pero sí los conservará con relación a los significantes. De ello se trata la analogía. Diferenciándose de la homología que es producida cuando dos hechos o cosas distintas continúan siendo semejantes estructuralmente sin embargo con diferentes funciones. Lee ejemplo de epopeya.
References
http://en.wikipedia.org/. 2013. http://en.wikipedia.org/wiki/Analogy








Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *