Ácido fórmico

Ácido fórmico es el ácido metanoico del tipo orgánico y de los más simples por estar compuesto por un átomo de carbono.

H-COOH (CH2O2) es su fórmula química. Fue descubierto por John Ray en el año 1671. Este científico lo descubrió al calentar hormigas. Es un derivado del monóxido de carbono, por lo cual hoy e día es producido de otra manera, Debes conocer cuales son sus usos y sus peligros.

Ácido fórmico y sus usos

Ácido fórmico y sus usos
Ácido fórmico y sus usos

 

– El Ácido fórmico se utiliza en el ganado para su alimentación y la preservación del fardo. Resulta útil como prevención de los gases intestinales y es por ello que los científicos estudian aplicarlo como reemplazo de los antibióticos de los alimentos.

– El sulfito es un químico con el cual se fabrica el papel en China y hoy en día se estudia la posibilidad de reemplazar el sulfito por Ácido fórmico y también se estudia la posibilidad de utilizarlo en las pilas de combustible y en las baterías.

Ácido fórmico en la curtiembre
Ácido fórmico en la curtiembre

– Asimismo es utilizado como desinfectante, para fabricar pulpa de papel, en la industria de la goma, la textil, la del cuero, la química de pesticidas como Disifest o Triazolone y en la farmacéutica.

– Se utiliza como aditivo en la industria alimentaria concretamente en helados, elaboración de productos de panadería, dulces, bebidas y quesos, ya que funciona como un conservante sintético a partir de la obtención por medio de hidrólisis de formiato de metilo.

 

Ácido fórmico y su aplicación en una colmena
Ácido fórmico y su aplicación en una colmena

 

– Es utilizado para la prevención de microorganismos y bacterias debido a que es la misma sustancia que inyectan las hormigas al picar.

Peligros:

– Al tratarse de un ácido orgánico resulta peligroso para su manipulación, ya que si es vertido sobre la piel provocará dolor y manchas de color amarillo o marrón y además de ello provoca quemaduras graves y penetrantes.

– En el caso de haberse derramado sobre una prenda de vestir debe ser eliminado rápidamente, ya que de lo contrario provocará una dermatitis crónica.

– Si llegase a entrar en contacto con los ojos por salpicaduras además de dolor provocará una visión velada, rasgones y fotosensibilización y si la salpicadura ha sido grave conllevará a una destrucción de la cornea, ceguera o a un edema conjuntival.

– Debido s los citados peligros, para su uso se recomienda colocarse un equipo protector para la prevención del contacto del químico con la piel.

– Cuando se abre el envase se debe hacer en una habitación ventilada o con un extractor de alta intensidad.

– Vale destacar que es una sustancia corrosiva de caucho y plástico.

– Presenta una alta reacción con bases fuertes y oxidantes con peligro consecuente de explosión e incendio.

– En el caso de inhalación provoca un edema pulmonar, jadeo, problemas para respirar, tos y sensación de quemazón en la garganta.

– En el caso de ingestión provoca vómitos, diarrea, sensación de quemazón en el aparato digestivo y dolor de garganta.

– En el caso de derrame, el líquido derramado se debe recoger neutralizándolo con una dilución alcalina débil como carbonato disódico y luego se elimina con abundante agua.

– No debe ser vertido al alcantarillado.