La Estructura De Un Texto: El Tutorial Definitivo

En la literatura, el orden y la estructura lo son todo, pues dependiendo de cómo organices la presentación de ideas en un texto, podrás interesar a una audiencia determinada que comprenda lo que buscas transmitir.

Con la finalidad que logres comprender cómo se estructuran los distintos textos, a continuación te presentaré un estudio detallado.

¿Qué es la Estructura de un Texto?

Entendemos por texto al conjunto de estructuras ortográficas, gramaticales y sintácticas colocadas en un mismo espacio para transmitir un mensaje.

Por tanto, un texto debe poseer un sentido lógico, para que el mensaje llegue correctamente a sus distintos receptores.

La estructura de un texto vendría siendo la organización (tanto interna como externa, que veremos más adelante) de todos los elementos que componen a un escrito.

Organización estructural de un texto

En primer lugar, un texto se compone por un conjunto de partes fundamentales que proveen un orden lógico, en cuanto al desarrollo de ideas que pretendes plantear.

Lee también nuestra guía sobre la clasificación de los textos: ¿Cómo se clasifican?

Este orden generalmente se presenta de la siguiente manera:

1.- Título del texto

Su función es enunciar el tema principal que abordarás en el texto, siendo además la primera delimitación del contenido expuesto.

Como función secundaria, el título busca captar la atención de la mayor cantidad de lectores posible, con la intención de que la información no deje de ser aprovechada.

2.- Introducción al texto

Se trata del primer contacto real que tendrás con tus lectores, donde realizarás una breve explicación del tema que abordarás más adelante, así como otros aspectos que deben conocer para sacar mayor jugo a la información.

También es fundamental para la introducción que expongas los motivos que te llevaron a la redacción del texto, así como la importancia que tiene esa información y su calidad para el lector.

Existen introducciones más largas que otras, dependiendo de la dificultad del tema para ser abordado. No obstante, los límites pueden ser de entre 1 párrafo hasta 10 páginas.

3.- Desarrollo del texto

Es el contenido del texto en sí, la mayor parte de la información que expondrás se presentará aquí a partir de la evolución constante del tema.

Normalmente se empieza con una idea inicial, la más general del tema, para ir profundizando en los aspectos más específicos y diversificarse hacia ideas secundarias con las que guarde íntima relación.

Su longitud depende de cuán específico o general deseas que sea tu texto, así como cuánta información deseas suministrar a tus lectores. En estos casos no hay un límite máximo de páginas, pero debe ser superior a 5 párrafos.

4.- Conclusión del texto

No se trata de simplemente cerrar el tema a la ligera (siendo el principal error de autores sin experiencia), sino de realizar una breve síntesis que recapitule todo lo expuesto anteriormente para así cerrar la idea mediante una conclusión.

Además, se trata de la oportunidad en la cual podrás manifestar una posición personal, que argumente tu visión en cuanto al tema del texto.

De la conclusión que des al tema depende en gran medida el agrado de la audiencia con respecto a tu texto, ¡por lo cual debes asegurarte de redactarlo de la mejor forma posible!

Se suele medir su extensión en comparación con el número de párrafos o páginas que haya tomado la introducción, siendo la conclusión ligeramente más breve que la anterior.

Elementos que componen a un texto

Un texto se redacta a partir de símbolos y estructuras gramaticales, desde las más pequeñas hasta las más amplias, que permiten expresar textualmente una idea con un grado satisfactorio de coherencia.

Partiendo de este breve concepto, podemos clasificar los distintos elementos de un texto de la siguiente forma:

Palabras

Son la unidad mínima utilizada para expresar una idea, que al juntarse con otras forman oraciones.

Los artículos y los adverbios, a pesar de ser más cortos, solo otorgan un sentido en la conexión de una palabra con otra, sin expresar fielmente una idea en específico.

Enunciados

Se trata de la agrupación más pequeña de palabras que buscan expresar una idea de manera más detallada.

Poseen principalmente 3 características que los definen como enunciados:

  • Expresan una idea corta pero en un sentido completo.
  • La entonación utilizada es independiente al sentido que se busca expresar en el texto.
  • Poseen un final bien delimitado.

De igual forma, los enunciados pueden clasificarse según su función y la forma en la que expresen una idea. Estos pueden ser:

  • Enunciativos o Declarativos: Buscan expresar un hecho de forma objetiva.
  • Exclamativos: Transmiten una idea más relacionada a emociones o sentimientos.
  • Interrogativos: Sirven para emitir una pregunta o una duda que haga reflexionar a la audiencia.
  • Imperativos o Exhortativos: Se utilizan para expresar a sus lectores una petición, mandato o consejo.
  • Desiderativos: Expresan de manera indirecta una intención o un deseo hacia sus lectores.

Párrafos

Son las unidades formales de mayor expresión gramatical en los textos, pues pueden agrupar conjuntos de oraciones que expresen una variedad distinta de ideas.

Por lo general, un párrafo debe estar conformado por entre 6 y 12 líneas, y se separa uno de otro a través de un punto y aparte al final, junto con su respectivo espacio en blanco de separación.

Como te mencioné anteriormente, los párrafos están compuestos por una cantidad de oraciones, las cuales se pueden clasificar de la siguiente manera:

  • Oración Principal: Abre la idea que se desarrollará en el párrafo, siendo la más importante.
  • Oraciones Secundarias: Modifican y dirigen el sentido que toma el párrafo, dependiendo de lo que busques expresar.

De igual modo que los enunciados, no todos los párrafos expresan la misma entonación o idea. Estos poseen distintos tipos que se clasifican de la siguiente forma:

  • Párrafo Narrativo: Busca explicar un conjunto de ideas de una forma cronológica, que relate los eventos en un orden lógico y comprensible.
  • Párrafo Descriptivo: Pretende enunciar las principales características de un objeto, persona o evento en específico.
  • Párrafo Argumentativo: Expresa un grupo de ideas que buscan convencer a su audiencia acerca del punto de vista que emite el autor en estos casos.
  • Párrafo Expositivo: Se utiliza para aportar información detallada acerca de un tema en específico, aprovechándose de datos objetivos.

Lee nuestra guía sobre los ejemplos de párrafos

Estructura básica de un texto

 

Tiene que ver con todo lo que abarca la organización de información dentro del escrito. Está clasificada en dos categorías, que dependen de la forma en la que se estructure el texto. Estas pueden ser:

Estructura en plano externo

Se trata del orden de las ideas que se desarrollan a lo largo de todo el texto, compuesto por los distintos párrafos y capítulos que engloben a cada una de estas.

La estructura externa de un texto guarda íntima relación con el tipo de escrito que desees redactar. Existen notables diferencias en cuanto al desarrollo de ideas en textos narrativos, en comparación con textos científicos, por ejemplo.

Estructura en plano interno

Se enfoca más en la forma en la que se presentará el contenido a la audiencia, que en el orden que las ideas tomen dentro de dicha presentación.

En este sentido, la estructura interna se parece más a la forma tradicional en la que se organizan los textos.

Bajo este esquema, se presenta la información de la siguiente manera:

  • Planteamiento del Problema o del Tema Principal
  • Cuerpo del texto (donde se vendría desarrollando la mayor parte del tema)
  • Cierre del contenido (bajo una especie de conclusión de ideas)

Características de un texto

Por lo general, las principales características de un texto dependen de su tipo y la función que cumplan para sus receptores.

Por lo tanto, resulta complicado enumerar una amplia lista de características que abarquen a todos los textos sin excepción.

A pesar de esta problemática, sí puedo mencionarte al menos las 3 características fundamentales que deben cumplirse para que podamos hablar de un texto de calidad.

1.- Tiene que tener coherencia

Todo texto, sin importar su clasificación, debe girar alrededor de un tema principal, del cual se pueden sacar una serie de ideas secundarias.

2.- Tiene que tener cohesión

Esto quiere decir que cada idea, por más distinta que luzca en comparación con otras, deben estar siempre asociada de algún modo con el tema principal.

Aquí es donde los conectores cobran mayor relevancia, pues de lo contrario un texto puede dar la impresión de que expone un conjunto de ideas sin relación alguna.

3.- Tiene que estar adecuado a su público

Un texto nunca estará escrito en un lenguaje demasiado obvio o demasiado complejo, siempre y cuando se adapte a la comprensión de los receptores hacia los que va dirigido.

Por tanto, un lenguaje repleto de tecnicismos y conceptos elaborados se adapta a textos científicos o especializados, mientras que un lenguaje coloquial puede ser tranquilamente utilizado dentro de textos divulgativos o publicitarios.

Siempre que se cumplan estas características, la estructura externa del texto podrá organizarse adecuadamente.

¿Qué se quiere decir con respecto a la superestructura de un texto?

Cuando una persona hace referencia a la superestructura que posee un texto en particular, en realidad habla acerca de una meta-clasificación de la estructura en plano externo que organiza la totalidad del contenido expuesto.

Incluyen el idioma en que se expresa el contenido, la manifestación abstracta de los esquemas del autor y el uso de códigos gráficos no necesariamente lingüísticos.

Además, buscan distribuir la información del texto a partir de una jerarquía específica del grupo de ideas a exponer.

A su vez, las superestructuras se ven clasificadas según sus diferentes tipos:

  • Superestructuras Globales: Son las principales dentro de los textos, pues abarcan la organización general del contenido.
  • Superestructuras Canónicas: Clasifican directamente el orden de las ideas, y pueden variar según los diferentes tipos de textos.
  • Superestructuras Semánticas: Se refieren a los códigos utilizados a lo largo del texto, los cuales le dan ritmo y sentido a la correcta lectura del texto.
  • Superestructuras Gráficas: Se encargan de organizar la tipografía, la orientación del contenido dentro de la hoja y la cantidad de contenido por cada página.

Recuerda que todo texto cuenta con una superestructura organizativa, de la cual se derivan otros tipos de organizaciones más específicos.

Estructura de un texto según sus tipos

La estructura de un texto deriva directamente del tipo del mismo.

Esto debido a que, al cumplir cada texto con funciones distintas, la organización del contenido también queda de forma diferente.

Ahora, ¿cómo queda la estructura de un texto en cada uno de sus tipos? Pues veámoslo a continuación.

Estructura de un texto informativo

Debido a que su función es simplemente la de informar a un público específico acerca de un tema, su estructura corresponde a la forma tradicional que todos conocemos:

  • Una Introducción, que expone las ideas más básicas del tema a informar.
  • Un Desarrollo, en el cual se profundiza acerca del mismo tema, así como su relación con otras ideas igualmente importantes para el conocimiento de los lectores.
  • Una Conclusión, en la cual se sintetiza y enfatiza la información más importante para su audiencia.

Estructura de un texto instructivo

Son textos que instruyen al lector para que logre completar una tarea, a través de la exposición de instrucciones. Su estructura es diferente a la del resto de los textos, siendo esta:

  • Un Objetivo, la descripción del producto finalizado que tú mismo podrás conseguir.
  • Uno o varios Materiales, los cuales te servirán al momento de realizar la tarea.
  • El Paso a Paso, desglosando y enumerando en pequeñas actividades todo lo que tienes que hacer para conseguir el objetivo antes mencionado.

Estructura de un texto descriptivo

Como su nombre lo indica, se trata de un texto (o generalmente una porción de un texto más amplio) que expone el conjunto de partes y características que conforman a un objeto o acción en sí.

Por lo general suelen ser bastante breves, por lo que su estructura se limita únicamente a:

  • Una Identificación, la cual enuncia al objeto u acción a describir.
  • Una Descripción, donde se mencionan propiamente las partes y las características del objeto identificado.

Estructura de un texto literario

Posiblemente una de las estructuras más difíciles de clasificar, debido a la libertad del autor para contar una historia en el orden de eventos que así lo prefiera.

Por tanto, es necesario abrir una sub-clasificación en cuanto a los tipos de estructura de los textos literarios, la cual quedaría así:

  • Estructura clásica: con una Introducción a los hechos, un Desarrollo de la historia, un Climax en cuanto al punto más importante de toda la historia, y una Conclusión que le dará un final a los eventos.
  • Estructura en disposición lineal: donde los eventos transcurren secuencialmente hasta el final, siendo cada ida igual de importante que el anterior.
  • Estructura abierta y aditiva: similar a la secuencial pero sin un final delimitado, por lo que se podrían seguir agregando eventos.
  • Estructura en disposición convergente: donde cada evento se considera una causa que atrae directamente un efecto.
  • Estructura dispersa: básicamente sin una estructura bien definida, donde los eventos se presentan casi de forma caótica (o muy compleja de entender).

Estructura de un texto científico

Posee grandes similitudes con los textos informativos, pues comparten una misma función. Sin embargo, son más rigurosos al momento de presentar la información, quedando de la siguiente manera:

  • Un Compendio, el cual sintetiza en no más de 300 palabras todo lo realizado en el estudio o investigación.
  • Una Introducción, similar al de la estructura clásica pero además abordando; la naturaleza y alcance del fenómeno, los objetivos y los procedimientos a seguir.
  • Unos Antecedentes, los cuales sustentan el estudio a realizar y aportan datos relevantes a la investigación.
  • Una Exposición de Materiales y Métodos, donde se comprueba que la investigación contó con alto rigor científico en cuanto al procedimiento realizado.
  • Unos Resultados, que exponen la información obtenida en la fase anterior.
  • Una Discusión, donde se interpretan los resultados en función a lo que explica la teoría y los antecedentes utilizados.

Estructura de un texto dramático

Son similares a la estructura clásica de los textos narrativos, pero desde un enfoque con características más orientadas al género que lleva su nombre; el drama. Esto hace que su organización estructural quede así:

  • Una Prótasis o Planteamiento, donde se presenten a los personajes protagonistas de la obra, junto con sus características más destacadas.
  • Una Epítasis o Nudo, en la cual la tensión de la historia llega hasta su punto más alto.
  • La Catástrofe o el Desenlace, aquí los eventos llegan a una conclusión lógica, y aunque su nombre no parezca confirmarlo, no necesariamente tiene que ser un final trágico.

Estructura de un texto narrativo

Comparten similitudes con la estructura de los textos literarios, pero al tratarse en su mayoría de novelas, se puede definir con mayor precisión una estructura interna propia. Esta podría clasificarse en:

  • Una Orientación, generalmente relacionada al tema de la narración o a algunas reflexiones que surjan del mismo.
  • La Complicación, donde se introduce el problema principal y sus derivaciones, los cuales deberá enfrentar el protagonista de la historia.
  • La Resolución, ya sea del conflicto principal o alguno de los secundarios.
  • La Reorientación (opcional), en el caso de que la trama continúe por falta de resolución de otros conflictos planteados.
  • Un Cierre, donde se concluye la narración de la historia.

Estructura de un texto lírico

Su máximo representante es el poema, y por lo general su estructura suele ser bastante flexible para no limitar la expresión de sus autores. En su organización más básica podemos encontrar:

  • El Verso, siendo la composición de las rimas en su forma más simple.
  • Las Estrofas, que son la agrupación de un conjunto de dos o más versos, separados por signos de puntuación.

Estructura de un texto histórico

Se trata de textos que abordan eventos importantes del pasado, tratando de reflejar la realidad de los mismos de la manera más objetiva posible.

Cuentan con la estructura de un texto tradicional (Introducción, Desarrollo y Conclusión) pero le otorgan todavía mayor prioridad al orden cronológico en cuanto a la presentación de contenido.

¿Cómo elaborar la estructura de un texto?

Dotar a un texto de una organización adecuada y lógica no es tarea sencilla. No existe una regla predeterminada, pues de eso depende el tipo de texto en cuestión.

No obstante, puedes apoyarte en estos 3 objetivos para asegurarte de que estás dando los pasos correctamente:

  • Encontrar los focos de importancia dentro del texto: Es decir, los puntos de mayor relevancia, de modo que sepas de dónde partir para comenzar a estructurar el contenido.
  • Desglosar dichos focos: De modo que puedas dividir cada contenido en subtemas y así esquematizar cada argumento del contenido.
  • Organizar el contenido según la estructura propia del texto: Ahora que tienes toda la información que deseas exponer, y conoces cómo se organizan los distintos textos gracias a la sección anterior, solo es cuestión de poner cada cosa en su lugar en función de la estructura propia de tu escrito.

Lee también nuestra guía sobre los 10 tipos distintos de textos y sus características

¿Cómo se analiza la estructura de un texto?

El análisis es una parte fundamental en el proceso de creación de todo texto, pues a partir de este se comprende cuáles son las fallas y posibles mejoras que puede recibir un escrito en particular.

Y siendo la estructura uno de los elementos básicos del texto, naturalmente debe también someterse al mismo proceso de análisis.

Para analizarlo, es necesario que tomes tu texto y te plantees estas 3 interrogantes:

  • ¿A qué género o tipo pertenece mi texto?
  • ¿Qué partes componen mi texto?
  • ¿En qué orden aparece el contenido?

De este modo, y tomando en consideración todos los puntos mencionados a lo largo de este artículo, sabrás reconocer si has conseguido organizar la estructura de tu texto exitosamente.

La estructura en un texto vendría siendo la columna vertebral de un buen escrito.

Por tanto, es de gran importancia que no pase inadvertidos ante tus ojos si buscas dedicarte a la literatura.

¿Te ha parecido útil esta información?

 

Ver También: