Diferencias Entre Los Textos Expositivos Y Los Argumentativos: Cómo Diferenciarlos Fácilmente

No todos los textos sirven para cumplir con las mismas asignaciones, partamos desde ese punto.

Tanto los textos expositivos como los argumentativos poseen características que los diferencian uno del otro.

Pero para comprender en mayor medida de lo que te hablo, primero debes conocer de qué trata cada uno.

Los Textos Expositivos

Se trata de un tipo de escritura que describe y explica un tema o un problema determinado.

Siempre mantienen una postura objetiva, fiel a la descripción de la información, sin darle mayor relevancia a la opinión del autor. Por tanto, las ideas o creencias personales de éste no son señaladas en estos textos.

El uso de ejemplos y analogías son bastante comunes en estos textos, siempre y cuando sirvan para ilustrar un concepto y no se desvíen de la idea principal.

Además, predomina la función referencial. Es decir, comunicar una acción impersonal pero igualmente fundamentada y relevante.

Algunos posibles títulos de ensayos expositivos que podrías encontrar serían algo como:

  • Las Redes Sociales en la Actualidad
  • Causas y Consecuencias del Calentamiento Global
  • Estudio de la Inflación en los Últimos 10 Años
  • Análisis Histórico del Nazismo

Lee también nuestra guía sobre los Textos Expositivos: Qué son, características y funciones

Los Textos Argumentativos

Por otra parte, un texto argumentativo es un tipo de escritura en el cual el autor intenta convencer a su audiencia acerca su punto de vista.

Haciendo uso de consideraciones lógicas y bien fundamentadas, intenta demostrar que su argumento es igual o más valido que el de otros, respecto a un tema específico.

Para esto, el autor pasa años investigando acerca de un tema, para luego utilizar una mezcla de hechos fácticos y conclusiones personales que puedan sustentar su argumento propio.

A pesar de que un texto argumentativo se base en posturas objetivas, el desarrollo de su contenido es completamente subjetivo a las ideas del autor.

Algunos ejemplos acerca de textos argumentativos podrían ser:

  • ¿Es en Verdad el inglés el Idioma Universal?
  • ¿Realmente Funciona la Dieta Restrictiva de Alimentos?
  • ¿Deberían ser Ilegales las Drogas?

Lee también nuestra guía de ejemplos de textos argumentativos

Cómo Diferenciar Entre Los Textos Expositivos Y Los Argumentativos

Tan solo viendo sus definiciones puedes darte cuenta que son varias las diferencias entre los dos tipos de textos.

No obstante, a fin de que puedas apreciarlas en cada uno de sus elementos, haremos un análisis a partir de sus diferentes características.

1.-Según su objetivo

Textos Expositivos

Como hemos señalado anteriormente, los textos expositivos buscan informar acerca de un tema a la mayor cantidad de audiencia posible.

Buscan que la información provenga de una fuente respetable, claro está, pero no se preocupa en mantener una postura al respecto o debatir en cuanto a la certeza de la misma.

Una vez que el mensaje haya llegado adecuadamente a sus receptores (es decir, que lo hayan recibido pero además comprendido) el objetivo de los textos expositivos queda satisfecho.

Textos Argumentativos

Busca convencer a los lectores acerca de un punto de vista en específico.

Puede utilizar información acerca de un tema, ciertamente, pero solo para validar y darle soporte a sus argumentos.

De hecho, en pocos casos el autor incluye argumentos contra su punto de vista que no pueda debatir, pues lo dejarían expuesto.

Esto privaría a los lectores de información igualmente valida, pero como mencionamos, su principal objetivo no es informar.

2.-Según su Estructura

Sin importar el objetivo con el cual sea redactado un escrito, todos los textos cuentan con una misma estructura base (introducción, desarrollo y conclusión).

No obstante, sí se pueden encontrar diferencias en cuanto a la dirección que maneja cada autor en la redacción de dichos elementos.

A continuación repasaremos cada una de sus partes en ambos textos.

Introducción

Textos Expositivos

Introducen a los lectores al tema principal que se expondrá en el texto, y de ser necesario, otros temas que faciliten la comprensión del primero.

Presentan el propósito por el cual el autor escogió dicho tema para presentar, y ratifican la importancia que tiene para los lectores el conocimiento del mismo.

Textos Argumentativos

También introduce a los lectores hacia el tema principal, pero además analiza algunas ideas secundarias (como problemáticas o dudas) que rodean al mismo.

A partir de esto, plantea hipótesis que luego serán abordadas en el desarrollo del texto.

Finalmente, empieza a dar señales claras con respecto a cuál será su postura con respecto al tema escogido.

Desarrollo

Textos Expositivos

Clasifica la explicación del tema abordado en diferentes capítulos, con la finalidad de describir a detalle cada uno de los elementos que lo componen.

En estos capítulos, el tema puede ser sometido a comparaciones, categorizaciones, definiciones, descripciones, etc.

Los ejemplos y las analogías pueden ser utilizados, pero solo como recursos para hacer que un dato sea mejor comprendido por los lectores.

Textos Argumentativos

Comienza siempre retomando los puntos desarrollados en la introducción, para profundizar en ellos.

Al abordar las hipótesis, señala los hechos que darán soporte a su punto de vista mientras debate aquellos que intentan rechazarlo.

Al final, resume todos los argumentos a su favor para validar su hipótesis inicial.

Conclusión

Textos Expositivos

Brevemente se les recuerda a los lectores la importancia de manejar la información anteriormente expuesta.

Busca darle sentido (a partir del propósito del texto) en cuanto al cierre adecuado del tema.

Y además es el momento para que el autor pueda emitir su visión personal sobre el rumbo que tomará dicho tema en el futuro, así como realizar sugerencias para cuando éste vuelva a ser tratado.

Textos Argumentativos

Es la oportunidad final del autor para capturar a sus lectores en cuanto a su punto de vista sobre el tema expuesto.

Sin embargo no ofrece ningún argumento adicional a los ya expuestos durante el desarrollo, sino concluye brevemente que por ellos es que su postura es la correcta.

Se puede entender como una síntesis de las ideas del autor.

También busca darle un sentido al cierre del tema, y tiene mayores oportunidades de emitir sugerencias más dirigidas hacia su audiencia.

Generalmente el cierre se hace por medio de una última interrogación, una frase ingeniosa o una cita de algún personaje importante que le dé validez a su texto.

3.-Características del Lenguaje

Tanto en el tono, el tiempo verbal y el modo de dirigirse hacia la audiencia se pueden valorar diferencias entre el texto expositivo y el texto argumentativo.

Repasemos detalladamente cómo se presenta en cada caso.

Textos Expositivos

Por lo general, la conjugación de los verbos aparece en presente del modo indicativo (impersonal), en una modalidad enunciativa, para así marcar su atemporalidad.

Es decir, podrás observar en muchos casos verbos como; se ve, se hace, se puede

Siendo su objetivo el de informar con precisión, los textos expositivos están redactados de la forma más clara y breve posible.

El lenguaje técnico se utiliza solo si es el necesario y según su tipo (textos especializados) pero enfocado en que sea comprensible para la mayor cantidad de personas posibles.

Esto incluye la exclusión de términos que generen ambigüedad, buscando siempre utilizar el vocabulario más denotativo posible.

Finalmente, siendo la objetividad una de las principales características de estos textos, la conjugación siempre se hace en tercera persona.

Textos Argumentativos

En cuanto a la modalidad en la redacción, se pueden presentar tres casos:

  • Enunciativa, cuando se refiere de forma objetiva a hechos fundamentados.
  • Exclamativa, cuando el autor manifiesta su postura frente a dichos hechos.
  • Interrogativa, cuando plantea una duda para llamar la atención del lector.

Hace uso indiscriminado tanto del vocabulario sencillo como complejo, según se desarrolle la idea que se encuentre planteando.

Esto permite el uso de tecnicismos y palabras con valor connotativo según así se requiera.

Sin embargo, no es extraño que el autor agregue párrafos que expliquen con palabras más sencillas una idea ya planteada, para aquellos que no manejen el vocabulario específico.

Ninguno de estos dos textos es mejor o peor que el anterior. Como dijimos anteriormente, simplemente cumplen con funciones distintas.

A partir de estas diferencias, podemos concluir que los textos argumentativos pueden serte más útiles para debates o ensayos.

Mientras que, por otro lado, los textos expositivos pueden funcionar mejor al momento que tengas que estudiar para un examen o redactar trabajos de investigación.

Conocer las diferencias entre ambos textos puede ahorrarte valioso tiempo para prepararte para cumplir con tus asignaciones.

 

Ver También: