Cómo Hacer Una Autobiografía De Estudiantes + Ejemplos + Plantilla

Cuando los profesores te piden que escribas tu autobiografía, seguramente lo primero que piensas es que tú no eres Marilyn Monroe, Guillermo del Toro, el Rey Felipe VI o Mark Suckerberg como para escribir la historia de tu vida.

No te preocupes, no solamente ellos tienen algo interesante que decir, seguramente tú también has vivido experiencias que vale la pena contar. Para eso, a continuación te ofrezco una guía sobre qué puedes escribir en ella y cómo puedes hacerlo.

Comenzar por el principio

Si no sabes cómo escribir la primera línea, la manera más simple y más recomendable de comenzar tu autobiografía es por tu nacimiento.

Pero no es la única, puedes comenzar con otro momento si así lo deseas. Pero, insisto, lo mejor es comenzar por el principio, por ejemplo:

Ejemplo de un autobiografía:

Nací en una fría mañana de enero en un viejo hospital atendido por monjas en pleno centro de San José, la bella capital de mi país, Costa Rica.

Digo que fría mañana, pero en realidad no lo fue tanto; no recuerdo mucho de mis primeros años de infancia, sólo sé que a los dos años nos mudamos a Bogotá porque a mi padre le ofrecieron un trabajo aquí y lo aceptó.

Entré al jardín de infantes a los tres años y conocí a Laura y Joaquín, mis primeros amigos y quienes sigo viendo hasta hoy. Mi mamá dice que desde muy pequeño fui inquieto y mi personaje favorito fue Spider Man a quien yo le decía “home añara” por su nombre en español.

Siempre he sido muy curioso y por eso mis padres me metieron a un club de fin de semana en el que, como si fuéramos científicos, hacemos experimentos que me ayudan a descubrir cosas y aprender mucho.

Describe quién eres

Luego de hablar de cuándo y dónde naciste, puedes continuar tu autobiografía describiendo quién eres. Es importante que recuerdes poner una marca o conector de transición entre la parte anterior y ésta, ya sea anotando un subtitulo nuevo para un apartado nuevo, o usando un nexo para señalar que hablarás de un tema distinto.

Desde siempre he considerado que soy una persona afortunada por tener unos padres que se han preocupado siempre por mí, aunque ahora están divorciados. Soy una persona alegre y que siempre está buscando aprender algo nuevo, por eso todo mundo me dice que soy inteligente.

No sé si sea cierto, pero sí que me gusta resolver problemas en la escuela y buscar acertijos en internet para divertirme buscándoles la solución. También soy un gran aficionado al béisbol y busco acompañar a mi papá a todos los partidos a los que va, pues a él también le gusta mucho.

Tus metas y proyectos

Una vida sin metas ni proyectos es una vida aburrida y sin mucho sentido, por eso es que todos debemos tener metas. Lo siguiente entonces es que hables de tus metas o proyectos. Por ejemplo:

Lo que espero alcanzar en los próximos cinco años es acabar el bachillerato y entrar a la carrera de Ingeniero en diseño e innovación en la universidad nacional para poder dedicarme a investigar y diseñar todo el mobiliario de trenes y aviones, por eso desde ahora estoy estudiando con mucho empeño para alcanzarlo.

Ahora estudio la secundaria y las matemáticas son una de mis materias favoritas y, aunque me cuesta un poco de trabajo, me esfuerzo mucho porque mi mamá me dijo que las voy a necesitar siempre en lo que quiero estudiar. Además quiero irme a Alemania o Estados Unidos a ejercer mi profesión a una gran empresa.

Tus grandes alegrías y tristezas

Todos sabemos que en la vida no todo es pura alegría ni sólo tristezas, hay experiencias de todo tipo. En tu autobiografía puedes contar algunas de esas historias o sucesos dichosos o dolorosos que han marcado tu vida, por ejemplo:

Mi vida ha sido en general muy alegre, las navidades, mis cumpleaños y las vacaciones las he pasado muy feliz en compañía de mi padre o mi madre; recuerdo muy bien cuando cumplí nueve años, que mis padres me llevaron a conocer México y fui a centros arqueológicos, parques de diversiones y bellísimas playas, fue un gran viaje.

Pero también recuerdo un momento muy triste, quizá el más doloroso, cuando mi mamá fue a mi cuarto un día en la noche para decirme que separaría de papá; dure muy triste varias semanas. Pero la vida sigue y ya lo he superado.

La conclusión de tu autobiografía

Luego de escribir sobre tu infancia, tus gustos (y lo que no te gusta), tu personalidad, tus metas y proyectos y sobre los grandes momentos de tu vida, es decir, cuando creas que ya has contado todo aquello que quieres contar de ti, es momento de escribir una conclusión.

En la ella señalarás cuáles han sido los aprendizaje que te ha dejado la vida, cómo es que tu vida ha influido en tu manera de ser y en lo que esperas vivir en adelante. Algo así:

Pienso que cada experiencia de la vida determina la manera en que pensamos, lo que creemos y lo que deseamos en el presente y de nuestro futuro.

Cada una de las experiencias que he vivido y los lugares en que he estado me han enseñado cosas que ahora recuerdo y que aprecio porque me han hecho ser quien soy.

Haber nacido en la familia que nací, con sus defectos y virtudes, haber crecido con mis padres y mis amigos y maestros, todo me ha ayudado a que me guste tanto el béisbol, las matemáticas y quiera ser cuando sea mayor un gran ingeniero. Todo se lo debo a mi historia.

Plantillas de la autobiografía:

Usa alguna de las frases siguientes como la primera oración de las partes de tu autobiografía:

  1. Yo nací en… el día…
  2. Soy un niño hiperactivo (o silencioso, curioso, amante del fútbol, lleno de inquietudes, con una vida muy emocionante etcétera) por ello…
  3. Mi sueño más grande de infancia fue…
  4. El primero de mis recuerdos de infancia es…
  5. Estoy muy agradecido con mis padres (o maestros, o amigos, o abuelos o hermanos) porque…
  6. El gran sueño de mi vida es…
  7. El día más importante de mi vida fue…
  8. Una frase que nunca voy a olvidar es…
  9. Si uno sólo de mis sueños se convirtiera en realidad, yo desearía que fuera…  porque…
  10. Aquello en lo que más creo en la vida es…
  11. Voy en busca de mis deseos (o sueños, o metas o pasiones) y lo hago así…
  12. La lección más importante que recibí de mis padres ha sido que…
  13. El hobby de mi infancia que más ha influido en mi personalidad es……
  14. El motor de mi vida es…
  15. Mi libro (o película o banda o autor o música o videojuego) favorito es…
  16. Cuando estaba creciendo, yo siempre soñé con convertirme en…
  17. Algo que me gustaría ver (o visitar o experimentar) al menos una vez (o cinco o diez o muchas) a lo largo de mi vida es…
  18. Mi película (o comida o juego o persona) favorita de la infancia fue…

Luego de haber leído estas recomendaciones y ejemplos, puedes darte cuenta que no necesitas ser Nelson Mandela o Miguel de Cervantes Saavedra para escribir tu autobiografía, sino que la tuya vale la pena ser escrita, además de que deberás escribirla para tus tareas escolares.

Ahora lo podrás hacer con más interés y entusiasmo.

Siéntete libre de usar estos ejemplos como base para escribir tu propia autobiografía e intenta escribirla siguiendo los pasos que te he recomendado arriba, seguro lo harás muy bien.