El Texto Literario: Qué Es, Características y Ejemplos

El texto literario es un escrito de creación artística a través del cual el autor expresa su forma de ver y comprender el mundo, pero desde una forma diferente de la realidad, es decir, de un modo transfigurado.

En un texto literario entran en juego todos los elementos tanto de la realidad como del mundo imaginario del autor. Su perspectiva de las cosas y la reconstrucción ficcional o poética que realiza de ellas.

Seguro te has preguntado en algún momento ¿Qué quiere decir este autor con esto? Y te habrás fijado que cada lector puede tener una respuesta diferente. Eso ocurre cuando se utiliza un lenguaje metafórico o se usan recursos literarios dentro del texto.

Para comprender mejor la concepción de un texto literario, te presentamos a continuación sus características y los diferentes géneros existentes.

Características del texto literario:

Lenguaje

El lenguaje de un texto literario es siempre más culto y elaborado que el lenguaje común, su fin es darle un acabado más artístico al texto y por ende se requiere del uso de un lenguaje más expresivo, que suscite en el lector un mayor interés y le permita reconstruir en su mente lo que describe o plantea el autor.

El lenguaje literario se vale de recursos expresivos propios de la literatura que le permiten al autor otorgar otro sentido a las palabras y las expresiones, así como evocar en el lector sentimientos y todo lo percibible a través de los sentidos.

Sintaxis flexible

En cuanto a las normas gramaticales, el lenguaje literario tiene un poco de flexibilidad. Si bien debe respetar las normas ortográficas en cuanto puntuación y ortografía, no se ve obligado a respetar totalmente las estructuras gramaticales.

La ruptura de la sintaxis gramatical es más frecuente en la poesía, debido a la construcción en versos de los textos, sin embargo autores como José Saramago, por ejemplo, rompen también la estructural gramatical al utilizar muy poco el punto y aparte en sus novelas.

Intención comunicativa

Asociado al lenguaje se encuentra la función comunicativa. El discurso literario tiene como intención propiciar al lector una experiencia estética.

Es decir, se vale del lenguaje para causar un impacto en lector y evocar en él experiencias sin haberlas vivido, de lo cual deriva un impacto espiritual, emotivo o incluso en el cambio del pensamiento.

Función poética

Por función poética comprendemos el interés en crear y transmitir belleza artística al lector. Aquí se trata de la forma como es utilizado el lenguaje para suscitar en el receptor sentimientos de admiración o incluso de repulsión, según sea el caso; de amor o de ira, entre otros.

La función poética se encarga del cómo se presenta el enunciado más que lo que expresa en sí el mismo.

Significados Connotativos

En el uso del lenguaje literario, las palabras pueden tener un significado diferente al que tienen denotativamente. A esto se lo conoce como significado connotativo. El sentido nuevo que adquieren las palabras a través de la forma como se emplean.

Originalidad

En el texto literario la originalidad radica en el contenido y la forma como se presenta. Lo creativo de los temas, la trama o los versos, el uso que se hace de los recursos retóricos. La iniciativa al plantear temas que a todos nos resultan comunes en la vida real pero cuyo tratamiento en el texto los vuelve novedosos.

Mundo Propio, lo ficcional

Todo texto literario remite al lector a un mundo paralelo, una realidad que es descrita como la nuestra, con características propias de la realidad en la vida de los personajes, pero que realmente forman parte de un mundo aparte.

Esto es lo que conocemos como ficción, esa otra realidad existente en los libros, que el lector sabe no es real pero en la cual se adentra, vive y sufre, mientras recrea ese mundo con su lectura.

Recursos Literarios e Imágenes literarias

Son todos los recursos expresivos de los que se vale el autor para recrear o evocar situaciones de la realidad como sentimientos, olores, paisajes, e incluso para cambiar de sentido las expresiones como con las metáforas, las ironías, entre otros.

Estructura en Prosa o Verso

La escritura literaria puede realizarse tanto en prosa como en verso. La prosa es la redacción lineal, donde la construcción de las ideas se expresa respetando las normas gramaticales de la escritura en párrafo.

El verso es la escritura en estrofas con medida métrica o sin ella, en la cual se rompe la norma gramatical y se da paso a una estructura donde las oraciones se cortan sin terminarse puesto que el sentido lo da la entonación o la rima, o el ritmo; mas no la oración en sí.

En la actualidad los textos literarios tiende a mezclar ambas estructuras escriturales, así encontramos poemas en prosa y prosas narrativas que contienen versos.

Géneros Literarios

Es la agrupación que se hace de los textos literarios en función a las características particulares de cada uno.  Veamos a continuación cuales son:

Género Narrativo

Agrupa los textos narrativos, es decir, los textos que describen, cuentan o relatan una historia o un conjunto de ellas. La historia narrada es una creación ficcional, en ella participan elementos comunes a la realidad, pero son recreados por el autor en un mundo no real que sólo existe en el plano literario.

Se dividen en:

Cuento: son historias cortas cuya longitud puede tener desde dos o tres líneas, como el cuento corto o mini cuento; hasta una extensión de 20 páginas.

Novela: es el sub género más común y representativo del género narrativo. Comprenden igualmente la construcción y narración de una historia o conjunto de ellas, en las cuales los personajes tienden a vivir una trama más extensa y profunda que en el cuento. Su extensión puede ser superior a las 50 páginas.

Elementos del género narrativo

El narrador: es quien cuenta la historia, quien describe la situación de los personajes y todo lo que acontece, igualmente con su narración describe el contexto físico y temporal en el cual se desarrollan los hechos.

Existen tres tipos de narradores, a saber: el protagonista, que es quien narra su propia historia; el testigo, que narra la historia de lo que ha visto; y el omnisciente, que es el narrador que conoce todo en la historia, tanto los personajes, lo que ocurre en sus mentes y lo que va a pasar como lo que los mismos personajes desconocen.

Los personajes: son las personas o animales sobre quienes se narra, los sujetos que realizan las acciones y las reciben también. Se dividen en Personajes Principales y Secundarios.

Los personajes principales son aquellos sobre quienes se cuenta la historia, en torno a quien giran los hechos. Entre los personajes principales es común encontrar también a los antagonistas, que son quienes se oponen a las acciones del personaje principal o quienes realizan acciones en contra del personaje principal.

Los personajes secundarios son todos los que intervienen en la historia y sin los cuales la historia no encontraría continuidad, pero que a su vez no son relevantes dentro de la misma.

El tiempo

Se trata del espacio temporal en el cual ocurre la acción. Si es en el presente, si hay saltos temporales al pasado o adelantos al futuro. Igualmente la ubicación en un plano temporal como un año específico, o en un contexto, que nos ayuda a comprender la historia, como la segunda guerra mundial, por ejemplo.

La acción

Es en sí lo que ocurre en la historia, lo narrado. Ocurren en un tiempo específico y siguen un orden aunque no necesariamente cronológico. En función a ello pueden seguir un orden lineal, o de saltos temporales, como iniciar por el final o por la mitad de la historia.

El espacio

Es el contexto físico en el cual se desarrollan los hechos, los lugares como un país, una ciudad o una casa, entre otros. El espacio también puede ser psicológico y se relaciona con sentimientos o estados espirituales; y social, como una época o una clase social.

Veamos algunos ejemplos del género narrativo:

1.- Al caer la tarde, los muchachos seguían allí, el cuerpo, aún flotaba sobre el lago.

2.- El sendero era oscuro y tenebroso, ellos sabían, siempre supieron lo que les aguardaba, pero los secretos siempre salen a la luz, la muerte fue el menor de sus tormentos.

3.- Todas las mañanas ella llegaba de prisa, arrojaba sus llaves sobre el piano, tomaba las partituras de su carpeta de anillas y las colocaba en el atril. Lo que seguía luego era el paraíso en notas. Mientras sus dedos se deslizaban sin freno sobre las teclas, los acordes brotaban libres y armoniosos. Ella danzaba, al menos así me parecía cada vez que la observaba tocar. Era un ángel, su sonrisa, sus ojos, su disfrute, no había nada en la tierra que la hiciera más feliz. Por eso cuando llegó esa mañana y guardó las llaves en el bolso, supe que algo malo ocurría. Se sentó tranquilamente en el sillón, cruzó sus piernas y entrelazó los dedos de sus manos sobre las rodillas. Me miró fijamente y con esa sonrisa tierna que siempre colocaba en los momentos de crisis, dijo: – Hemos terminado- , luego recogió su bolso, abrió la puerta y se marchó.

Género Poético

El texto poético es un tipo de texto cargado de signos y significados. Los símbolos que se construyen en el lenguaje poético tienen como misión recrear el mundo interno del autor, su forma de ver y sentir la realidad, pero de un modo más subjetivo.

Del mismo modo que en el texto narrativo la ficcionalidad es un elemento fundamental, en la poesía la ficción también hace su aparición aunque no con la misma característica.

La ficción en el texto poético ocurre en lo que se describe o se narra, o en parte de ello, pero a la vez en la mezcla que se realiza con los recursos literarios.

Los rasgos más característicos del texto poético son la forma de escritura en verso y estrofa, el ritmo y la rima. El verso es el la unidad mínima con sentido, aunque en el caso del verso libre este sentido puede darse desde la continuidad de los versos.

La estrofa está conformada por una serie de versos, regidos por medidas métricas en algunos casos. El ritmo dentro del poema lo otorga el sonido de las palabras, su entonación y la rima asonante o consonante varía según el tipo de poesía.

Veamos algunos ejemplos del poema en prosa:

1.- La poesía habita en nosotros secretamente, nos acompaña en las noches silenciosas, nos arrulla entre sus brazos. En los momentos más alegres se goza y canta grandes odas a la felicidad etérea. En los momentos tristes nos acoge, su misión es recordarnos las alegrías y evocar en nosotros sus sabores. Desde los escondites del alma va surgiendo, brota repentinamente y nos sumerge entre sus dones para devolvernos a la vida más sensibles, más ambiguos. La poesía habita en nosotros, siempre de algún modo, retoma el control y nos transforma.

2.- El dulzor de sus labios se vislumbraba en la distancia, grandes tormentos me infringían. Su compañía era siempre mi mayor anhelo, su perfume, su sonrisa, sus abrazos. Su cercanía siempre fue mi norte. La paz de una calma inexplicable. Pero no he sido más que el amante escondido. El insomne habitante de mis sueños. Ella nunca imaginó mis sentires. Siempre fui el servidor de su ego.

3.- ¿Dónde estás amor mío, dónde, dónde encuentro tus azules tormentosos? La vida se me pierde en esperarte, el eco de tu voz resuena en mis pensamientos. Ya no sé, ya no distingo, si estoy vivo o estoy muerto. Voy por la vida a la deriva, como un barco que no halla su puerto. Ven pronto amor mío, ya regresa. El amor que no se vive es un duelo. Solo quiero perderme entre tus ojos, gozar a tu lado la finitud del tiempo.

Ejemplos del poema en verso:

Rima consonante

1.- La vida muerde mis talones

me pierdo entre las vueltas de sus días

el amor se cuelga en los balcones

el tiempo se me escapa sin medidas.

2.- El silencio es un tiempo perdido

robado a las voces de los sueños

un camino de vida destruido

una morada destruida por sus dueños.

 

Rima asonante

1.- La bastedad de los días nos alcanza

libres seremos, lo sabemos

el murmullo es un rugido que no pasa

libres correremos de contentos.

2.- Siempre bajo la luna esquiva

esperaré ansioso tu regreso

me sentaré sereno en esta orilla

seguro volverás, ese es mi sueño.

Verso Libre

1.- Siempre seremos los mismos, siempre

aunque pase el tiempo y nos transforme

aunque el mundo gire y nos agite

siempre seremos los mismos,

absortos en nuestros miedos.

2.- La luna nos abraza

estación tras estación nos sigue

siempre la misma, cambiante y distinta

pero siempre ella.

En este tren continuamos

bajo su luz de sueños recorremos el mundo

perdidos en amor.

Género Dramático

El texto dramático recoge las características narrativas y descriptivas del género narrativo y las incorpora a la acción interpretativa. La dramaturgia resalta las acciones, describe lo que se espera del actor para conseguir el impacto en el espectador.

El texto dramático se divide por actos y escenas, sigue la secuencia temporal de modo tal que el espectador pueda captar el transcurrir del tiempo en la historia. Este tipo de textos puede escribirse de dos formas: el diálogo y el monólogo.

En el diálogo, el texto describe las acciones, la ambientación de las escenas entre otros, pero es a través del diálogo de los personajes y las interpretaciones que de estos hacen los actores que se van dando las acciones y el hilo dramático de la historia.

En el monólogo, el texto dramático carece de diálogos, la secuencia de la acción y la actuación se realizan en función a un constante hablar del personaje. En el monólogo interviene un solo personaje, que se centra en relatar su historia y actuar en función a lo que describe.

Veamos un par de ejemplos del texto dramático:

Diálogo

Primer acto.

(La escena se desarrolla en los bancos de una plaza. Aparecen dos personajes. Rosana y Rosa. Hermanas. Discuten.)

Rossana aparece sentada en el banco mientras Rosa camina de un lado a otro.

Rossana: Hermana, te he dicho ya que te calmes. Que haya desaparecido no quiere decir que no vaya a volver.

Rosa: (se detiene y la mira) ¿Te das cuenta de lo que dices? Si tuviese la certeza de que va a volver no le daría por desaparecido.

Rossana: Vamos hermana, debes tener un poco de fe. En estos tiempos es todo lo que nos queda.

Rosa: ¿Fe? ¿Por favor Rossana me pides fe?, ¿Cuánta más fe puedo tener? ¿Cuánta más? Ya son tres años Rossana, tres años de buscarle si éxitos, de esperar noche tras noche que aparezca, que toca la puerta o entre de golpe y me diga que está bien. Pero no, tú no lo entiendes, ni lo entenderás jamás, no es tu hijo de quien hablamos, tú no puedes ponerte en mis zapatos.

Rossana: (Molesta) ¿Cómo que no te entiendo? ¿Acaso no fui yo la que te ha ayudado en su crianza desde que nació? Yo he pasado estos tres años también en vela como tú Rosa, la desaparición de Marcos también me ha golpeado profundamente.

Monólogo

(Sentado en una silla, con el reflector de luz blanca sobre él, aparece el personaje. Todo el escenario queda a oscuras)

Marcos: En esta prisión voy a morirme, lo sé. No importa lo que haga, lo que diga, lo que piense o sienta. Voy a morirme. Lo supe desde el primer día. Desde que me bajaron del coche a golpes para interrogarme por mis acciones políticas. Han pasado tres años. Lo sé porque ellos siempre regresan a recordarme el tiempo. Esperan que les diga los secretos de un plan que desconozco. No importa cuánta tortura puedan aplicarme, no tengo nada que revelar. Moriré y seré un mártir más, un héroe aniquilado por los intereses de otros.  (Fin del primer acto)

Cómo puedes observar en estos ejemplos, el texto literario, más allá de sus características generales, tiene también características particulares según el género.

El fin de toda creación literaria es llegar al lector o espectador de modo tal que se adentre, viva y sienta lo que ocurre a los personajes o lo que describe la voz poética como si fuese su propia experiencia.

Un texto literario siempre será sugerente, construirá realidades alternas y buscará acercarse al lector desde el goce estético.

A lo largo de este artículo te hemos presentado 14 ejemplos del texto literario, ¡cuéntanos tus opiniones sobre este tema en los comentarios!

 

Ver También: