El Renacimiento: Guía Para Principiantes

El renacimiento surge en Florencia, Italia, a principios del siglo XV como un movimiento cultural y artístico que se proponía rescatar la intelectualidad y la cultura del estado de oscurantismo en el que la había sumido la edad media.

¿Qué es el renacimiento?

El renacimiento es un período histórico que marca el inicio de la edad moderna. Puede definirse como movimiento cultural pero a su vez va más allá ya que tuvo implicaciones en el modo de vida de las personas, en sus costumbres y tradiciones religiosas e incluso a nivel político.

Visto de un modo más amplio, el renacimiento es una época o período histórico en el cual hubo un marcado realce, un “renacer” de las bellas artes, el pensamiento libre y antropocéntrico, la filosofía y las ciencias. Igualmente un período de cambios sociales.

Como movimiento marca el inicio de la edad moderna, gracias a su fuerte influencia en el pensamiento y las costumbres. Viene a ser un punto divisor entre las costumbres y las formas de vidas centradas en las costumbres religiosas y abre el paso a la modernidad al concebir al hombre como un todo.

¿Cuáles son las diferencias en el arte entre la edad media y el renacimiento?

El arte que se generaba en la edad media estaba muy marcado por la visión teocentrista y religiosa. Lo que presentaba en cierto modo un opacamiento de las capacidades intelectuales y de la visión del hombre como ser libre e independiente.

Si bien el arte siempre ha buscado manifestar nuevas formas de interpretación del mundo y de las realidades, respondiendo a las tradiciones anteriores o a los movimientos culturales previos, en el caso del renacimiento esta respuesta se realizó de un modo más consciente.

Ante la visión tan subordinada del hombre a los principios religiosos y morales, el arte renacentista comenzó a mostrarse más libre de los preceptos religiosos y empezó a cultivar nuevas formas de presentar la vida, el cuerpo humano y los sentimientos.

Para ello se centró en la revisión de las propuestas literarias y artísticas de la Grecia clásica y comenzó por esbozar en la pintura y la escultura esas líneas griegas a la vez que incorporaba nuevos elementos más libres y abiertos.

Contexto histórico del renacimiento

El renacimiento propiamente surge a mediados del siglo XV, se desarrolla a lo largo del siglo XVI y culmina entrando el siglo XVII. No obstante ya habían ocurrido algunos intentos en los siglos XII y XIII de renovación por parte de algunos artistas.

A principios del siglo XV en Florencia, surgió el renacimiento. El arte se vio cargado de elementos que rescataban la escultura y la visión griega junto con nuevas formas expresivas. Este tipo de arte se movió rápidamente hacia todo el continente europeo.

En parte su rápido desarrollo se debió a los patrocinios que tuvieron los artistas por parte de acaudalados mecenas que les brindaban su protección y encargaban constantemente pinturas y construcciones arquitectónicas para sus palacios.

Reyes, príncipes e incluso Papas tuvieron gran influencia en la expansión del renacimiento como un movimiento cultural.

Si bien el renacimiento buscaba renovar el ambiente artístico y cultural de la época por medio de su apertura a una sensualidad más abierta, a un vivir la vida sin tantas limitaciones y libres de los preceptos católicos del pecado y las culpas, fueron los mismos Papas del Vaticano quienes brindaron su mayor apoyo.

Un apoyo al arte en sí, no a la forma de vida que proponía el movimiento y que comenzaba a mostrarse indiferente con las tradiciones religiosas. Por ello, el papado convoco a artistas de la talla de Rafael y Miguel Ángel para decorar con su arte las estancias del palacio Vaticano y la Capilla Sixtina.

Pero lo que acontecía en el mundo más allá del movimiento cultural también formó parte de la edad renacentista. El descubrimiento de américa en 1492 trajo consigo una concepción más ampliada del mundo y sus posibilidades.

Igualmente, el invento de la imprenta hacia mediados del siglo XV de la mano de Gutenberg, que puso al alcance de todos los libros clásicos y el conocimiento.

Mientras la Iglesia perdía fuerzas en cuanto a su poder sobre el pensamiento y los estados, un nuevo modo de vida política se gestaba, con el desarrollo más marcado de las monarquías y de un estado centralizado y con grandes fuerzas militares que eran empleadas para ganar territorios.

Así el renacimiento fue ganando terreno, entre sus obras artísticas, el pensamiento más centrado en el hombre y menos en Dios, y el reciente nuevo mundo descubierto hasta donde llegaron también las influencias de esta corriente.

Características del Renacimiento

El renacimiento estuvo marcado por diversos elementos que en conjunto convirtieron a este período en una época trascendental en cuanto a la forma de ver el mundo. Algunas de las características más resaltantes de este período son:

El renacer de la estética griega

El estilo que los artistas renacentistas evocaban en sus obras era inspirado por la literatura y la arquitectura helénicas. La visión de los artistas era retomar las líneas griegas, el pensamiento filosófico, la escultura y pintura.

La idea de los artistitas era renovar el arte a partir del arte griego, hacerla renacer. Pero a su vez tomando elementos nuevos como un profundo interés por la anatomía del cuerpo humano como se vislumbra en las obras, o el interés por jugar con la luz en las pinturas.

Desarrollo del conocimiento

El interés por rescatar el pensamiento filosófico y a su vez generar nuevos conocimientos fue una constante durante la época renacentista. El surgimiento de áreas científicas como la biología, la física y el invento de máquinas fueron permitiendo el desarrollo de parteaguas técnicos, como la imprenta.

Durante este período los científicos se dedicaron al estudio de los astros, surgiendo así el sistema copernicano del universo y la teoría heliocéntrica en la que afirmaba que la tierra gira alrededor del sol.

Igualmente hubo un gran avance en áreas médicas, con innovaciones como la cirugía, estudios de anatomía y estructura interna del cuerpo humano, incluso, hacia finales del siglo XVI se creó el microscopio.

La razón sobre la fe

El período renacentista dio grandes pasos en la comprensión del hombre como un ser individual, independiente de Dios. Esto llevó a la búsqueda de respuestas científicas a los fenómenos naturales y otras interrogantes, haciendo a un lado las propuestas ya hace tanto aceptadas desde la fe.

Incluso en el sentido de la vida social y moral, la sociedad va optando por modos de vida más relajados y disolutos, sin tomar en cuenta los preceptos religiosos y la moralidad cristiana, que va decayendo como práctica social.

Vivir el momento

En correlación con la nueva forma de vida más desprendida de las normas morales religiosas, se comienza a optar por una vida más centrada en el momento presente y menos en el futuro, perdiendo de vista así la promesa de una vida eterna tras la muerte en favor de una vida placentera y centrada en el ahora.

Desarrollo social

Gracias al impacto de esta nueva sociedad que surgía, se hizo necesario desarrollar mejores formas de convivencia, nuevas leyes y hasta métodos financieros que permitieron a las personas tener un sistema social más organizado.

En este sentido, el mecenazgo como un modo de apoyo y financiamiento a los artistas por parte de familias acaudaladas, dio lugar a una nueva visión de la posición social, donde el arte jugó un papel fundamental como medio para demostrar la riqueza.

Del mismo modo, España principalmente y otros países consintieron en financiar importantes viajes de investigación que les redituaron grandes ingresos en oro, plata y piedras preciosas, así como una gran expansión de sus territorios al conquistar américa.

La ética como nueva base de la sociedad

Los valores cristianos de la caridad, la fidelidad, el respeto y la moral, se trasformaron en una concepción más ética de la vida: el amor, la solidaridad, la justicia, el honor y el respeto, entre otros.

Esto permitió a la sociedad avanzar distanciándose un poco de la relación con la iglesia pero manteniendo los ideales y los valores de la vida cristiana, aunque con otro nombre y sin las carga de la salvación, como una base para sustentar la sociedad.

Antropocentrismo sobre el teocentrismo

Gracias al distanciamiento del hombre hacia las cosas de la fe, se realiza una revalorización también del hombre como centro en función a quien se desarrollan todas las cosas. Por ello un interés profundo surge por estudiar al hombre y su relación con el entorno.

Este interés se evidencia particularmente en el modo artístico de presentar al hombre, con su anatomía y sus costumbres.

Pero la fe no se pierde del todo

Si bien hubo un inmenso auge del paganismo en este período, la fe cristiana logró mantenerse en pie y como eje central de la vida de sociedad. La piedad demostrada a través de los donativos y el apoyo al clero permitían mantener una posición de estatus social.

De igual modo muchos artistas fueron contratados para pintar a las familias nobles o ricas en cuadros junto a los santos o en actitud de oración a la Virgen María.

Incluso, a pesar de la influencia pagana en que algunos artistas habían caído, lo que más resalta de este período es la cantidad de obras entre pinturas y esculturas que retratan la piedad cristiana. Desde madonas hasta escenas bíblicas y diversos pasajes de la vida de Cristo que fueron creados por los artistas más célebres.

Unos por encargo y otros por gusto, como los de Rafael; Miguel Ángel o Botticelli. Sin lugar a dudas se trató de un momento de apogeo de los mejores artistas y el Palacio Vaticano goza de este arte es sus salas, estancias y arquitectura.

Es el momento en que la Ciudad del Vaticano adquirió el mayor cúmulo de obras que hoy engalanan sus espacios y que forman parte de su gran riqueza, no económica, sino cultural.

Y así como el Vaticano, gran cantidad de conventos, monasterios, iglesias y catedrales acogieron el arte renacentista para representar en imágenes los momentos más resaltantes de la fe cristiana.

La reforma protestante

El cambio que a nivel religioso tuvo más impacto durante el renacimiento fue en el siglo XVI con la Reforma impulsada por Lutero en el seno de la Iglesia Católica y que tenía como fin propiciar también un cambio, como el renacentista, pero dentro de la forma de practicar la fe.

Lutero era un monje católico que no estaba de acuerdo con la venta de indulgencias ni tantos otros errores que la Iglesia cometía. No obstante, su pensamiento no fue entendido y esto dio como resultado el gran cisma y la separación de Lutero y sus seguidores de la Iglesia.

Así surgió la Iglesia Protestante con nuevas formas de vivir la fe cristiana, y basada en las máximas propuestas por Lutero: solo fe, solo gracia, solo Cristo, sola la Escritura y solo la Gloria de Dios.

Lo más importante de la reforma es que vino a marcar un antes y un después en la forma de vivir la fe cristiana, tanto para los católicos como para la nueva iglesia protestante que surgía.

Importancia del Renacimiento

Como has podido notar, el renacimiento implicó un cambio trascendental en la vida social, cultural, política y religiosa que hasta entonces se practicaba, lo cual sentó las bases para el pensamiento moderno así como las sociedades laicas y libres.

El humanismo surgido durante esta época y el interés por generar nuevos conocimientos dieron el impulso a la ciencia, el estudio y descubrimiento de nuevas especies, la visión del universo, la medicina y muchos avances más que dieron pie a mejorar la vida de los individuos.

De igual modo marcó un cambio total en la visión del hombre frente al mundo. El antropocentrismo permitió al hombre darse cuenta de su poder de razonamiento y la capacidad de cuestionarse sobre las verdades que le habían sido impuestas como dogmas.

De allí la importancia que para el hombre moderno tiene el uso de la razón y la inteligencia para la solución de problemas y poder construir sociedades mejores. El renacimiento permitió al hombre abrirse campo, pensar libremente y avanzar.

Más que un movimiento cultural o un período transformador, el renacimiento puede considerarse el eje central del cambio del mundo antiguo y feudal al mundo desarrollado y mercantil que ahora tenemos.

El cambio fue gradual, un proceso que inició con el arte y terminó por transformar la visión que el hombre tenía de sí mismo, fue un proceso de evolución más que de revolución, pues permitió sentar las bases de la sociedad tal como hoy la conocemos.

¿Te ha resultado de utilidad esta guía? Cuéntanos tu opinión en los comentarios.

Ver También: