Los TOP 40 Mejores Artistas del Renacimiento Que Todo El Mundo Debe Conocer

La siguiente lista comprende a los 40 artistas renacentistas más destacados y que crearon el estilo que floreció conjuntamente con la música, ciencia, filosofía y la literatura alrededor del siglo XV.

También hablaremos de los pormenores de cada uno junto con información destacada y alguno que otro dato importante. Se encuentran organizados basándose en su popularidad, lo que quiere decir que el más famoso y destacado va en el primer lugar.

¿Puedes predecir los tres primeros? Si no estás de acuerdo con el acomodo, te invito a que dejes tus apreciaciones en la zona de comentarios. Empecemos.

Lee también nuestra guía para principiantes sobre el Renacimiento

Número 1: Leonardo da Vinci

Ubicado en el primer puesto, sin mucha objeción, debido a que fue el polímata (maestro en varias disciplinas) más completo del que se tenga registro.

Es considerado la persona de talento múltiple más extraordinaria que ha pisado la tierra, además del pintor más sorprendente que se conoce.

Nació en Vinci, Italia, en 1452 y fue un sublime pintor, escultor, botánico, músico, arquitecto, inventor, matemático, ingeniero, anatomista, geólogo, cartógrafo y escritor italiano.

Con tantos intereses no era de extrañar que muy pocas de sus pinturas fueran completadas.

Da Vinci personifica el ideal del hombre renacentista con una curiosidad ilimitada y una imaginación vivida y libre de paradigmas. Fue un genio que no conoció límites y la profundidad de sus intereses no tenía precedente.

Obras de Arte más Destacadas:

“Mona Lisa”, “Baco”, “La Última Cena”, “La Anunciación”, “La Dama y el Armiño” y muchas más.

Leonardo está asociado al período del Alto Renacimiento y se considera como de nacionalidad florentina. Se desarrolló en el arte por medio de la pintura, el dibujo e hizo un poco de escultura.

Está clasificado en varias listas de los mejores 100:

  • Primer lugar como la mejor mente que ha existido
  • Tercer lugar en personajes que la gente desearía que estuviera todavía vivo
  • Cuarto lugar en las personas más influyentes de todos los tiempos
  • Lugar número ochenta y tres en mejores escritores de todos los tiempos

Un genio difícil de igualar, ¿no crees?

Número 2: Miguel Ángel

Nació en Caprese, Italia en 1475 y fue bautizado como Michelangelo Buonarroti. Un renombrado escultor, pintor, poeta, arquitecto e ingeniero del Alto Renacimiento.

Su influencia todavía se puede observar en el desarrollo occidental en nuestros días y fue considerado como el mejor artista vivo en su época, título nada sencillo de lograr, pues vivió en los días de Da Vinci.

Hoy su genio es celebrado como uno de los mejores de todos tiempos. Incursionó principalmente en la pintura, la escultura y el dibujo.

Fue un muy diestro arquitecto y, a menudo, considerado como el arquetipo del Renacimiento, aunque rara vez se alejó de las artes.

Obras de Arte más Destacadas:

“La Creación de Adán”, el “Techo de la Capilla Sixtina”,” Pietà”, “Baco”, el “David” y muchas más.

Aunque Miguel Ángel está asociado al período del Alto Renacimiento, también se le clasifica en los movimientos del Renacimiento italiano y clásico.

Está clasificado en varias listas de los mejores 100:

  • Doceavo lugar en las mentes más brillantes que han existido
  • Número 34 en personajes que las personas desearían que estuviera todavía vivo
  • Número 35 en las personas más influyentes de todos los tiempos
  • Número 63 en los mejores autores gay

Número 3: Raphael

Pintor y arquitecto italiano, nacido en 1483 en Roma, con el nombre de Raffaello Sanzio da Urbino. Muy afamado en el período del Alto Renacimiento.

De su obra resalta la claridad de la forma, el logro visual, la facilidad de la composición y el ideal neoplatónico de la belleza humana que trata resaltar la hermosura interior de las personas y las cosas.

Junto con Miguel Ángel y Da Vinci completa la trinidad tradicional de los maestros del Renacimiento, a pesar que su vida fue muy corta ya que murió a los 37 años.

Artista extremadamente prolífico que dejó un enorme legado. Una gran cantidad de sus obras se encuentra en el Palacio del Vaticano, donde las “Abitaciones de Rafael” fueron su trabajo central.

Obras de Arte más Destacadas:

“La escuela de Atenas”, “Galatea”, “Aldobrandini”, “Madonna”, “San Jorge y el Dragón”, “La bella Jardinera” y muchas más.

Rafael está asociado con los tres movimientos renacentistas: El alto, el italiano y el período del Renacimiento clásico.

Está clasificado en varias listas de los mejores 100:

  • En el número 57 de las mentes más brillantes que han existido
  • En el número 86 de las personas más sobresalientes de todos los tiempos en la historia

Número 4: Donatello

Nació en 1386 (Florencia, Italia) con el nombre de Donatello Donato Bardi. Junto con Masaccio, Battista Alberti y Brunelleschi es considerado como uno de los padres del Renacimiento, debido a su obra escultórica y hermosas pinturas.

Se destacó en la escultura y sus mejores obras son de tamaño colosal con un tratamiento de relieves, dónde lograba representar una profundidad extraordinaria en un mínimo plano.

Esta técnica, creada por él, fue llamada sticciato, “relieve aplastado”, el cual lo lanzó a la fama.

Su primer trabajo documentado se encuentra todavía en la catedral de Santa María Fiore en Florencia y se trata de “El David de mármol”. Una extraordinaria obra que realizó con tan solo 22 años de edad.

Obras de Arte más Destacadas:

“El David de Bronce”, en el museo de Bargello; “La estatua ecuestre de Gattamelatta de Padua”, el “Púlpito exterior de la catedral de Prato y la María Magdalena penitente.

Donatello está asociado a los movimientos del Renacimiento italiano y en el clásico, destacándose principalmente en la escultura y el dibujo.

Número 5: Sandro Botticelli

Su fama lo llevó a ser uno de los cinco artistas elegidos por el papa Sixto IV para adornar la Capilla Sixtina en 1481 y esta notoriedad, no se ha desvanecido con el paso del tiempo.

Nació bajo el nombre de Alessandro di Vanni Filipepi y fue apodado Sandro Botticcelli. Mote derivado del diminutivo de su nombre propio y el apodo de su hermano mayor al que llamaban botija, debido a que estaba bastante pasado de peso.

Fue el pintor favorito dentro de la Edad de Oro Florentina y muy popular en la corte de Lorenzo de Médicis, en siglo XV.

Obras de Arte más Destacadas:

“La Navidad Mística”, “El Nacimiento de Venus”, “Madonna”, “El niño y dos ángeles”, “Primavera”, la “Madonna del Padiglione” y varias más.

Botticelli está asociado a los movimientos del Renacimiento italiano, el clásico, el del Alto Renacimiento y en la Escuela florentina, destacándose principalmente en la pintura.

Número 6: Tiziano

Este pintor italiano nació en el seno de una familia acomodada y se convirtió en el miembro más importante de la escuela veneciana en el siglo XVI.

Uno de los pintores más versátiles fue llamado por sus contemporáneos “el sol entre pequeñas estrellas”, ya que sobresalió en su destreza con todo tipo de pinturas, entre ellos retratos, paisajes, mitología, etc.

Obras de Arte más Destacadas:

“Asunción de la Virgen”, “Entierro de Cristo”, “Concierto pastoral”, “Venus y Adonis” y varias más.

Tiziano está asociado a los movimientos del Renacimiento italiano, el clásico y el Alto Renacimiento. Se destacó, sobre todo, en la pintura.

Número 7: Filippo Brunelleschi

Arquitecto, ingeniero, orfebre y escultor italiano, nacido en 1377, en la ciudad de Florencia. Principal exponente de la arquitectura renacentista y muy famoso por la perspectiva lineal que utilizaba. Su obra cumbre fue sin duda alguna la cúpula de la catedral florentina.

También fue matemático, biólogo, practicó activamente en la escultura e incluso diseño barcos.

Obras más Destacadas:

“El Hospital de los Inocentes”, “La Iglesia de Santa Felicia” (Florencia). En escultura, el Altar completo de Argenteo de San Jacopo” (en la catedral de Pistoia).

Brunelleschi está asociado especialmente al movimiento del Renacimiento clásico y es famoso, principalmente, por sus obras escultóricas, aunque su habilidad arquitectónica sorprende hasta nuestros días.

Número 8: Albrecht Dürer

El primer artista alemán de nuestra lista y en definitiva el más famoso del Renacimiento de su país. Fue más coloquialmente reconocido como Alberto Durero y se destacó como un gran pintor, matemático, grabador y teórico.

Nació en 1471, en la ciudad Núremberg, y no tardó mucho en ser reconocido por la alta calidad de su trabajo. Ya a la edad de 20 era famoso en toda Europa y fue bastante prolífico.

Su obra incluye retablos, obras religiosas, autorretratos, grabados en madera y cobre, además de retratos de gente importante de la época.

Obras más Destacadas:

“Altarpiece of Ober-St. Veit”, “Cristo entre los doctores”, “Autorretrato”, “Los cuatro apóstoles”, “San Jerónimo en su estudio” y más.

Número 9: Giotto

Nacido en 1267 (Florencia, Italia) en el seno de una familia de campesinos.

Giotto Di Bondone se convirtió en un notable pintor y arquitecto italiano. Fue el primer artista en superar las tendencias bizantinas para causar la revolución artística del Renacimiento.

Obras más Destacadas:

“La Adoración de los Magos”, “La huida de Egipto”, “San Francisco de Asís recibe los estigmas, “Nacimiento de Jesús”, “Virgen en Gloria” y muchas otras.

Giotto está relacionado con el movimiento del Renacimiento clásico y el arte gótico y se destacó, primordialmente, con sus pinturas y frescos.

Número 10: Caravaggio

Pintor italiano nacido en 1571 en Milán. Su obra se caracteriza por la observación realista humano, tanto en el plano físico como en el espiritual. Se define por un uso muy dramático de la luz, lo que contribuyó enormemente a la pintura barroca.

Fue muy activo en las ciudades de Roma, Malta y Sicilia, donde se puede encontrar una gran parte de su trabajo en iglesias y palacios.

Obras más Destacadas:

“Cena en Emaús”, “Medusa”, “Londres”, “Baco”, “El llamado de San Mateo” y muchas más.

Caravaggio está vinculado al movimiento del Renacimiento clásico y el Barroco, destacándose principalmente en la pintura.

Número 11: Hieronymus Bosch

Conocido por sus fantásticas imágenes, narraciones morales y religiosas junto con paisajes detallados e ilustraciones de conceptos, el Bosco nació en el ducado de Brabate (en lo que actualmente se conoce como los Países Bajos) en 1450.

Viajó bastante durante su vida, esparciendo su legado a través de España, Austria y los Países Bajos. Con un estilo pesimista y fantástico, especialmente representado en sus obras pesadillescas del infierno.

Obras más Destacadas:

“Los siete pecados capitales y las cuatro últimas cosas”, “El jardín de las delicias”, “Cristo coronado de espinas”, “Alegoría de la gula y la lujuria”, “Crucifixión con un Donato” y más.

El Bosco está asociado principalmente al movimiento del Renacimiento clásico y al Barroco.

Número 12: Jan van Eyck

Nació en Bélgica. Es el artista renacentista de siglo XV más importante de su país. La mayor parte de su trabajo se encuentra en Brujas, pero desgraciadamente solo sobreviven alrededor de 25 hasta nuestros días.

Por motivos históricos y políticos, es considerado un pintor flamenco. Pero el dato más curioso de este artista es que por muchos años le fue atribuida la invención de la técnica pictórica del óleo.

Aunque no estamos completamente seguros de ello, sí podemos afirmar que es el padre del perfeccionamiento del manejo de óleo como hoy lo conocemos.

Obras más Destacadas:

“La Anunciación”, “Madonna del canciller Rolin”, “Lucca Madonna”, “El matrimonio Arnolfini”, entre otras.

Número 13: Tintoretto

Oriundo de Venecia (1518). Se trata de un importante exponente del Renacimiento. Su obra maneja una gran energía, lo que le hizo ganar el apodo de Il Furioso.

Las figuras en su obra son generalmente musculosas con gestos dramáticos. Maneja la luz y el color de la manera típica veneciana.

Obras más Destacadas:

“Cristo Lavando los Pies de los Discípulos”, “La Coronación de la Virgen”, “La Última Cena”, “El Origen de la Vía Láctea”, entre muchas más.

Número 14: Masaccio

Tommaso di Ser Giovanni di Simone, mejor conocido como Masaccio, fue el primer gran pintor italiano del período Quattrocento del Renacimiento italiano.

Reconocido como el mejor pintor de su generación, debido a una gran habilidad para crear movimientos realistas.

Muere muy joven, a la edad de 26 años, pero el poco tiempo que vivió le bastó para dejar su marca en las artes e inspirar a una infinidad de artistas, además de que se le considera el verdadero creador del movimiento renacentista.

Obras más Destacadas:

“San Pedro curando a los enfermos con su sombra”, “la Virgen con el Niño”, El dinero del tributo, “Retrato de un joven”, “Crucifixión” y otras más.

Masaccio está asociado al movimiento del Renacimiento clásico y el italiano, destacándose con sus frescos y sus pinturas.

Número 15: Giovanni Bellini

Nacido en Italia en 1430, dentro de una familia de artistas. Giovanni Bellini se considera como un revolucionario entre los pintores venecianos, cambiando el movimiento a una manifestación colorida y sensual.

Su técnica incorporó pinturas traslucidas y un secado lento. Creó tintes profundos y llenó su trabajo de matices y detalles.

Obras más Destacadas:

“Madonna del Prato”, “Retrato de Dogo Leonardo Loredan”, “Agonía en el jardín”, “La fiesta de los dioses”, “La presentación en el templo”, etc.

Bellini está vinculado al movimiento del Renacimiento clásico y la escuela veneciana, destacándose con sus pinturas.

Número 16: Paolo Veronese

Miembro de uno de los grandes tríos junto con Tiziano y Tintoretto que dominaron la pintura veneciana del Quinquecento durante el siglo XVI.

Nacido en Verona, ciudad que dio origen a su mote, en 1528 rápidamente saltó a la fama con temas mitológicos y religiosos que se distinguieron por su colorido supremo en su juventud y algo naturalista en la segunda parte de su vida.

Se convirtió en la figura predominante de la pintura veneciana de su generación, caracterizándose por su paleta delicada pero suntuosa, donde predominaban los azules, naranjas, plateados y blancos.

Obras más destacadas:

“Las bodas de Caná”, “Cena en la casa de Levi”,”La familia de Darío”,” Cristo entre los doctores”, “La Virgen y la familia Cuccina” y muchas más.

El Veronés está vinculado con el movimiento del Renacimiento clásico y se destacó en la disciplina pictórica.

Número 17: Filippo Lippi

Pintor italiano perteneciente al Quattrocento renacentista. Fue uno de los pocos frailes carmelitas a quien se le permitió desenvolver su arte.

Nació en 1403, y siendo huérfano, ingresó a la Iglesia, donde desarrolló una gran cantidad de temas religiosos y frecuentemente aparece con el hábito de su congregación.

Hoy podemos disfrutar de sus obras en Prato, donde todavía sobreviven los “Frescos de San Juan Bautista” y “San Esteban en la catedral”.

Obras más Destacadas:

“La Virgen y el niño con dos ángeles”, “Coronación de la virgen”, “La adoración en el bosque”, “Madonna con el niño en el trono”, entre otras.

Lippi está asociado al movimiento del Renacimiento clásico y el italiano, destacándose sobre todo por sus frescos y pinturas.

Número 18: Hans Holbein el Joven

Arista y grabador alemán que manejó en el estilo renacentista del norte. Fue reconocido como uno de los mejores retratistas del XVI, aunque también realizó arte religioso, propaganda de la Reforma y sátira.

Además, contribuyó significativamente al diseño actual de los libros.

Su padre también fue un consumado pintor, por ello se le llama “el joven”. Se especializó en murales, vidrieras y cuadros religiosos.

Obras más Destacadas:

“Noli me Tangere”, “Retrato de Robert Cheseman”, “Los Embajadores”, “Retrato de Enrique VIII”, “Autorretrato”, etc.

Holbein está asociado especialmente al movimiento del Renacimiento del norte, destacándose en la pintura.

Número 19: Hans Holbein el Viejo

Pintor alemán, padre del artista en el inciso anterior, perteneciente al movimiento Gótico internacional y se destacó principalmente en la pintura.

Obras más Destacadas:

“Basílica de San Pablo”, “Basílica de Santa María”, “Fuente de la vida”, “Altar de San Afra y el de Santa Catalina”, entre otras.

Número 20: Pieter Bruegel el Viejo

Considerado como el mejor pintor holandés del siglo XVI y fundador de la dinastía de pintores Brueguel.

Obras más Destacadas:

“Los cazadores en la nieve”, “Los proverbios flamencos”, “La boda campesina”, entre otros.

Número 21 Pisanello

Artista nacido en Pisa, en el año de 1395. Es reconocido por ser uno de los más distinguidos del Renacimiento y el Quattrocento italiano temprano.

Aclamado por sus contemporáneos. Es ilustre por sus resplandecientes murales, miniaturas y retratos.

Obras más Destacadas:

“Retrato de una princesa”, “Retrato de Sigismund de Luxemburgo”, “La virgen de las codornices”, entre otras.

Pisanello está relacionado con el movimiento del Renacimiento y el gótico internacional, destacándose por sus pinturas y sus frescos.

Número 22: Antonio del Pollaiolo

Nació en Florencia en 143. Se convirtió en un afamado escultor, pintor, orfebre y grabador italiano durante el Renacimiento. Una de sus maestrías es retratar el cuerpo humano en movimiento, lo que fue una gran contribución al período del renacentista.

Obras más Destacadas:

“Batalla de los desnudos”, “Retrato de una joven”, “Apolo y Dafne”, entre otros.

Número 23: Antonio da Correggio

Antonio Allegri fue un artista italiano nacido en 1489. Es reconocido como el pintor más destacado de la escuela de Parma durante el Renacimiento italiano. Sus obras se caracterizan por ser vigorosas y de las más sensuales en el siglo XVI.

Su obra influenció a artistas posteriores de su muerte y realmente prefiguró el arte rococó dos siglos después.

Obras más Destacadas:

“Noli Me Tangere”, “Asunción de la virgen”, “La educación de Cupido”, “Leda con el Cisne”, “Danae” y muchas más.

Correggio perteneció al movimiento del Alto Renacimiento, el clásico y a la escuela veneciana, destacándose por sus pinturas y sus frescos.

Número 24: Paolo Uccello

Pintor y matemático, nacido en Italia, Florencia, en 1397. Es considerado como el pionero de la perspectiva visual de arte. Tenía una clara obsesión por la ella y muchas veces lo privaba de comer o beber por días tratando de captar el punto exacto.

Usó la perspectiva para crear profundidad en su trabajo, y no como hasta esa época, solo para narrar historias sucesivas.

Obras más Destacadas:

“Monumento Funerario a Sir John Hawkwood”, “Niccolò Mauruzi da Tolentino en la Batalla de San Romano”, “El Contraataque de Michelotto da Cotignola en la Batalla de San Romano”, “Retrato de una Dama”, y ​​más.

Uccello perteneció al movimiento del Renacimiento, destacándose por sus pinturas y sus frescos.

Número 25: Giorgio Vasari

Un importante arquitecto, historiador, escritor, escultor y pintor florentino, nacido en 1574. Considerado por muchos como el fundador ideológico de la escritura histórica-artística.

Participó en el Quinquecento y es más conocido en la historia del arte por su libro “Las vidas”, donde escribió acerca de otros artistas del Renacimiento italiano.

Obras más Destacadas:

“Cronus (Saturno) derrota a su padre Urano”, “La tentación de San Jerónimo”, “La deposición de la cruz”, entre otras.

Número 26: Lorenzo Ghiberti

Artista florentino del Renacimiento temprano. Nació en 1378. Es mayormente conocido como el creador de las puertas de bronce del Baptisterio de su ciudad natal, a las que, por cierto, Miguel Ángel llamó los portones del paraíso por su belleza.

Se formó como orfebre y escultor y manejó en vida un importante taller de metales y esculturas. También es el dueño de lo que puede ser la biografía más antigua de cualquier artista debido a su libro “Commentari”.

Obras más Destacadas:

“El sacrificio de Isaac”,” La Anunciación”, “La Adoración de los Magos”, “Pilato de lava las manos”, entre otras.

Ghiberti está asociado al movimiento del Renacimiento, resaltando por sus esculturas y bronces.

Número 27: El Greco

Artista español, originalmente nacido en Creta en el año de 1541. Fue bautizado bajo el nombre Doménikos Theotokópoulos, pero rápidamente fue reconocido por su apodo, el cual hacía referencia a su origen griego.

Aunque en aquellos años la isla pertenecía a la república de Venecia, cuna de los más afamados artistas renacentistas, desarrolló su genio y peculiar estilo en España.

Se entrenó en el arte bizantino, y ya siendo maestro a los 26 años, viajó a Venecia para especializarse. Tres años más tarde abrió un taller en Roma, dónde comercializó exitosamente su trabajo.

Obras más Destacadas:

“La Santísima Trinidad”, “El entierro de conde de Orgaz”, “San Martín y el mendigo”, “La Pietà”, y muchas más.

El Greco está asociado al manierismo y al Renacimiento español, resaltando por su obra escultórica y sus pinturas.

Número 28: Andrea Mantegna

Yerno de Bellini, el número 15 de esta lista, fue un pintor italiano nacido en 1431 en la ciudad italiana de Mantua. Junto con otros artistas de la época, experimentó con la perspectiva. Solía bajar la línea del horizonte para crear un efecto de monumentalidad.

Gustaba de un estilo escultórico dentro de su pintura y manejó un taller muy exitoso que se convirtió en el principal productor de grabados en Venecia.

Obras más Destacadas:

“La Adoración de los Magos”, “La Virgen de los querubines”, “San Sebastián”, “La Presentación”, “La Lamentación de Cristo” y otras más.

Mantegna perteneció a la escuela de Padua y al Renacimiento italiano, destacándose por sus frescos y pinturas.

Número 29: Pietro Perugino

Nacido en Italia en 1446 fue un pintor renacentista del Quattrocento que seguía la escuela de Umbría. Maestro de Rafael de Sanzio desarrolló algunas características que le dieron forma a la expresión clásica del alto renacimiento.

Obras más Destacadas:

“Entrega de las llaves a San Pedro”, “Retrato de Lorenzo di Credi”, “Combate de amor y castidad”, “Annunziata Polyptych”, “La Virgen aparece en San Bernardo”, entre otras.

Perugino está asociado al movimiento del Renacimiento italiano, destacándose por sus pinturas y frescos.

Número 30: Andrea Solari

 

Artista milanés nacido en 1460. Fue miembro de la escuela renacentista italiana. Es un poco complicado seguir su huella, ya que cambió varias veces de nombre.

Al inicio de su carrera se le conoció como Andre Gobbo, lo que fue confuso, puesto que compartía el apelativo con dos colegas. Puedes encontrar sus obras bajo ese nombre.

Su obra maestra es “La Virgen del cojín verde”.

Número 31: Pieter Brueghel el Joven

Nacido en 1564, en Bruselas. Hijo del número 20 de esta lista. Fue un reconocido pintor flamenco que ganó fama al principio de su carrera por realizar numerosas copias del trabajo de su padre. Después a estas se fueron anexando sus composiciones originales.

Eventualmente fue apodado “Hell Brueghel” (“Infierno”), debido a que en su trabajo abundaba el fuego y estaba plagado de imágenes grotescas.

Obras más Destacadas:

“La Virgen con el Niño”, “San Juan en una guirnalda de flores”, “Construcción de la Torre de Babel”, “Alegoría de la guerra”, “Naturaleza muerta del Santo parentesco”, “Feria de la aldea”, entre otras.

Número 32: Cosimo Tura

Pintor italiano nacido en 1430 y considerado como el precursor de la escuela renacentista de Ferrara. Por años fue el pintor de cabecera de los duques de Ferrara.

Además de desempeñarse como pintor fue escenógrafo y dibujó tapices. Influyó notablemente en el estilo del Quattrocento. Sus pinturas se caracterizan por ser fastuosamente decoradas y sus figuras cuentan con un plasticismo casi escultórico.

Obras más Destacadas:

“La circuncisión de Cristo”, “Duquesa de Ferrara”, “Madonna en un Trono”, “Madonna y Niño”, “Retrato Eleonora d’Aragona”, “Pieta” y muchas más.

Número 33: Albrecht Altdorfer

Artista alemán nacido en 1480. Considerado como el principal representante de la escuela del Danubio, donde se destacó como pintor, arquitecto y grabador.

Se caracterizó por plasmar sus temas bíblicos e históricos sobre paisajes muy coloridos y expresivos. Sus grabados son muy detallados, lo que lo coloca entre los Maestros de Núremberg.

Su obra cumbre es La batalla de Alejandro Issus, donde el protagonista principal es el cielo tempestuoso que le da al paisaje los rasgos tan típicos de su estilo.

Número 34: Federico Barocci

Nacido en Urbino en 1535. Conocido como Federico Fiori. Ees un pintor y grabador del Renacimiento, altamente reconocido por su técnica.

La luz de sus pinturas parece disolverse y algunos piensan que en ciertos trabajos suyos se puede entrever un toque de impresionismo.

Siempre vivió alejado de las grandes ciudades, donde cultivó el grabado. Su carácter apacible pero fuerte le regala el apodo por el que es conocido, “barocci” (carro de dos ruedas jalado por bueyes). Su trabajo fue muy estimado e influyente.

Obras más Destacadas:

“Madonna del Popolo”, “La Natividad”, “El descanso en la huida a Egipto”, “Francesco II Della Rovere”, “La circuncisión” y muchas más.

Barocci está asociado al movimiento Barroco y al Renacimiento, resaltando por su técnica pictórica.

Número 35: Benvenuto Cellini

Escultor, pintor dibujante, orfebre, músico, soldado y escritor florentino. Nació en el año de 1500. Una de sus obras más importantes increíblemente no fue pictórica, sino una biografía que tuvo mucho éxito.

Fue uno de los exponentes más importantes del Manierismo. Pero su trabajo labrado (joyas, monedas y floreros) fueron exquisitos.

Obras más Destacadas:

“The Nymph of Fountainebleau”, “Cellini Salt Cellar”, etc.

Número 36: Lucas Cranach el Joven

Nacido en Wittemberg, Alemania, en 1515. Desde muy temprano trabajó en el taller de su padre, tomando responsabilidad del mismo a los 30 años, cuando su progenitor siguió a su patrón al destierro por causas políticas.

Aunque dividió su atención entre la política y el arte, se encuentra situado entre los mejores 10 maestros del Renacimiento alemán y es reconocido por sus pinturas y xilografías (grabados en planchas de madera).

Número 37: Matthias Grünewald

Pintor renacentista alemán nacido en 1470. Principalmente pintó obras religiosas sombrías y llenas de sufrimiento, emulando el arte centro europeo tardío medieval.

Muy poco de su trabajo se conserva a la fecha, debido a que mucho se perdió en el Báltico como botín de guerra.

Muchas de sus obras fueron atribuidas por años a su paisano Alberto Durero, ya que ambos representan los máximos exponentes del Renacimiento del norte de Europa.

Pero las diferencias estéticas de los estilos de cada uno, eventualmente, otorgaron la autoría a su verdadero dueño.

La obra de arte de Matthias Grünewald es sin dudas El Retablo de Isenheim, que está formado de nueve paneles representando a la crucifixión en el principal.

Número 38: Isaac van Swanenburg

Nacido en los Países Bajos en 1537. Fue un gran pintor renacentista y vidriero holandés. Muy envuelto en la política fue alcalde de Laiden en por lo menos cinco ocasiones. Reconocido por sus paisajes citadinos y del infierno.

Su obra maestra fue “El sitio de Bethulia”.

Número 39: Michelozzo

Michelozzo di Bartolomeo Michelozzi fue un arquitecto y escultor florentino nacido en 1396.

En su juventud colaboró con Donatello. Trabajó el mármol, el bronce y la plata en su faceta como escultor. Incluso una de sus obras, “La estatua de san Juan Bautista”, adorna la entrada de la catedral de Florencia.

Su obra arquitectónica cumbre fue el Palacio de los Medicis.

Número 40: Bernardino Butinone

Nació en Treviglio, Italia, en el año de 1450. Se convirtió en un importante pintor renacentista. Trabajó principalmente en Milán y puedes encontrar muestras de su obra en la Capilla Grifi en San Pietro in Gessate.

Su pintura maestra es un políptico (cuadro compuesto de varias tablas con pinturas) de san Martín, “La huida de Egipto y el Descenso de la cruz.

Tuvo una vida holgada y gozó de buenas influencias, pero en su madurez ingresó a un convento franciscano y se dedicó a la iluminación de códices.

 

Ver También: