Comunismo de Guerra: Características, Objetivos y Resultados

El comunismo de guerra nace bajo los inicios de un gobierno comunista, de los triunfantes de la revolución gestada entre los bolcheviques y los marxistas en contra de los zaristas.

A consecuencia de la debilidad en el manejo errado de las circunstancias suscitadas en la Primera Guerra Mundial, la clase burguesa rusa que gobernaba el país se vio perjudicada, dándole paso a un nuevo orden de la nación a través de la revolución bolchevique.

El nacimiento de una Rusia Soviética que debía tener una incidencia social distinta a sus predecesores, donde el pueblo sintiera los beneficios de un gobierno más cercano a sus intereses y necesidades origina el denominado comunismo de guerra.

¿En qué Consiste el Comunismo de Guerra?

El modelo fue concebido con la intención de crear una distribución estratégica de los alimentos, de la atención y los suplementos a la colectividad y al ejército que se encontraba defendiendo a la temprana Unión Soviética de la Guerra Civil en desarrollo.

Todas estas políticas de ordenamiento económico quedaron decretadas por el Consejo Superior de Economía.

La Guerra Civil Rusa (junio de 1918), en la que el ejército rojo se abocó a la protección del Estado ante los contrarrevolucionarios y los zaristas, cooperó en la integración del territorio ruso y la centralización de todos los esfuerzos para mantener un gobierno soviético unido.

Y es así como este modelo se convirtió en el brazo ejecutor de las directrices del eje político en función de la coordinación económica, productiva y el engranaje de la sociedad para fortalecer a la madre patria.

Lee también nuestra guía sobre el comunismo primitivo: Características, ventajas y desventajas

Características del Comunismo de Guerra

Existen muchos aspectos que impulsaron cada ajuste, política o decisión por mantener a flote a este gobierno integrado por los revolucionarios bolcheviques y los comunistas de ideas marxistas, bajo el liderazgo de Lenin.

Varios historiadores, comentaristas y autores de la época estuvieron de acuerdo con que una característica básica en la aplicación de las medidas fue una suerte de azar, donde el gobierno de Lenin improvisó con la aplicación y creación de las mismas.

Esto creó un desorden en la sociedad que siempre fue adjudicado a factores de índole externo que colocaban en riesgo sus políticas.

Los elementos que las impulsaron fueron tornándose cada vez más extremistas, pasando de una medida a otra sin control y donde reinó el emperismo.

Esto ocasionó que la colectividad quedará afectada y muchos coinciden en que fue aprovechada la existencia de la Guerra Civil para la implantación de un Estado Comunal, rígido y hecho bajo sus intereses de manera acelerada.

El decreto aprobado por el Consejo Superior de Economía (integrado por mayoría bolchevique), para junio de 1918, permitió la disolución de todo tipo de organización, bien o propiedad privada decretando su ilegalidad y designando estos como bienes comunales.

1. Producción en Manos del Estado

La primera fase dentro del comunismo de guerra fue otorgarle al Estado la ejecución total de producción de la nación.

Esto redujo sustancialmente los bienes privados y dejó solo elementos básicos de la propiedad privada como viviendas y accesorios de uso personal o familiar.

Los bolcheviques propusieron que las grandes factorías pasaran a manos de los trabajadores, como un bien social que enfocara sus esfuerzos en un bien superior como lo es la patria y no simplemente en el enriquecimiento de unos pocos.

2. El Ejército en los Ciudadanos

A cada ciudadano se le transfería una cuota de responsabilidad sobre la integridad del estado soviético, donde todos eran un ejército activo en cualquier contingencia.

Debían trabajar como órgano indivisible por el bien de la nación y luego, al cumplir su propósito, pasaba a ser un ejército laboral.

3. El Estado como Único Productor

El monopolio de la producción ya estaba en manos del Estado, gracias a la desaparición de la propiedad privada.

El Estado era rector del sistema de producción en todos sus niveles, desde la extracción de materia prima para las industrias básicas, el gestor del campo, el cultivo, el campesinado del sector agropecuario, hasta las empresas y profesionales que hacían vida en ellas.

Todo lo que necesitara en ese momento la nación pasaba por el control y supervisión del Estado, estableciendo su utilidad e importancia.

4. Centralización Extrema de la Economía

Los bolcheviques veían amenazado su poder en muchos momentos, la centralización de los sectores económicos fue necesaria para su mantenimiento.

Recurrieron a la creación de comisarios, quienes eran designados por el Consejo Superior de Economía, donde se les otorgaba el poder de inspeccionar, confiscar y requisar cualquier industria, comercio o actividad económica que se desarrollase.

Y todo esto ocurría bajo el control de glavkis.

5. El Estado como Canal de Distribución

No bastó con la monopolizacion del Estado en todo el ámbito productivo, sino que también la clase gobernante tomó el control de la distribución de cada elemento necesario en la vida diaria de los ciudadanos.

El control por parte del ejército del sistema ferroviario dio posibilidades de control y dirección de los insumos hacia los sectores que consideraba prioritarios.

Constituyeron cuatro clases sociales en un orden determinado y establecieron prioridades en cuanto al suministro de alimentos, según su ubicación, a saber:

  1. Los trabajadores manuales
  2. Trabajadores con alta carga de esfuerzo físico
  3. Los trabajadores con esfuerzo físico moderado
  4. Las amas de casa junto con los profesionales

6. Abolición de la Moneda

Dentro del grupo de medidas adoptadas para poder sobrellevar la inflación estuvo orientar a la población a la utilización de canales alternos de intercambio. Reaparece el trueque como instrumento para la comercialización.

Se habla de que durante la aplicación del comunismo de guerra, los salarios de muchos empleados fueron pagados con bienes y no con dinero.

Objetivo del Comunismo de Guerra

La intención de formar esta política económica y social fue integrar a los ciudadanos para la cooperación ante la situación de guerra vivida en esa época.

También busca consolidar entre todas las clases sociales un sacrificio para el alcance del bien superior que los comunistas y bolcheviques tienden a enarbolar: la preservación de la patria.

Para ellos era importante demostrarle a la sociedad que la garantía de su futuro estaba en sus manos y mostrar que los zaristas o contrarrevolucionarios eran enemigos del pueblo.

Aunque también se ha podido demostrar que otras de las razones de la implantación de este modelo eran:

  1. Generar dependencia en la colectividad ante las políticas gubernamentales.
  2. Crear elementos de orden social y político de poca aceptación en situaciones comunes y valerse de todos los medios posibles para ganar la Guerra Civil.

Resultados del Comunismo de Guerra

Desde la puesta en marcha de esta estrategia político-económica, los resultados desfavorables fueron en ascenso.

Desde el punto de vista productivo de la nación, a raíz de la nacionalización de todo el aparato industrial, decidieron como medida populista dar al proletariado la capacidad de operar las empresas, lo que desencadenó la quiebra de muchas factorías.

En sus inicios, esta clase históricamente marginada se sintió apoyada, pero la disminución de las fábricas perjudicó el desarrollo normal en la sociedad y, aunque el descontento existía, este no podía ser expresado libremente por la prohibición de las huelgas.

En consecuencia, la sociedad comprometida por los intereses de la patria se encontraba debilitada, propensa a la protesta por sus garantías individuales.

Para el control de estas circunstancias el gobierno tuvo que utilizar a los militares para apaciguar los focos de violencia.

Mientras tanto, la hambruna se hacía inminente; gran parte de la producción agrícola era destinada a la alimentación del ejército para la defensa ante la guerra, esto a consecuencia de decomisos realizados por el Estado.

Solo el excedente de la comida era distribuido bajo un esquema de 4:3:2:1, donde la clase beneficiada era el proletariado que realizaba actividades manuales y los menos beneficiados eran las amas de casa y los profesionales.

El arraigo de situaciones heredadas tanto por la Primera Guerra Mundial, la Revolución Bolchevique y la propia Guerra Civil permitieron el agravamiento de la precaria productividad de alimentos

Esto propició condiciones para que se generara la hambruna rusa de 1921.

En este punto se demostró la imposibilidad del Estado como único productor y distribuidor de todos los bienes o servicios esenciales para la ciudadanía.

Además de ello, las medidas de control se volvieron cada vez más corruptas, propiciando el descontento en el campesinado y los trabajadores.

Demográficamente, la temprana nación soviética sufrió el abandono de las ciudades principales hacia los pueblos y campos en busca del sustento básico: la comida.

La efectividad en los procesos económicos de la nación había disminuido de manera drástica; estos se ubicaban en un 20 % en comparación con los efectuados para el año 1913, cuando aún gobernaban los zaristas.

Cuando el pueblo observa este panorama, se producen huelgas obreras y campesinas desencadenando las rebeliones de Tambov y Kronstadt, lo que obligó al cese de esta política y a la implantación de un nuevo método denominado Nueva Política Económica.

Y es así como el comunismo de guerra fue una política de corta duración en la historia soviética.

¿Te ha resultado útil e interesante esta información? Compártela con tus amigos y coméntanos tus opiniones.

 

Ver También: