Comunismo Primitivo: Características, Ventajas y Desventajas

Mucho se habla acerca de los modelos económicos y políticos actuales; principalmente en el caso del capitalismo, el socialismo y, por supuesto, el comunismo.

El comunismo actual ha sido el resultado de una evolución constante, el cual surge a partir de diferentes cambios teóricos, derivando de una raíz específica, la corriente teórica más antigua en la historia de la humanidad: el comunismo primitivo.

¿Qué es el Comunismo Primitivo?

Si bien se conoce como el origen del resto de las corrientes de izquierda, fue por primera vez descrito en El Capital de Karl Marx y refinado en El Origen de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado de Engels, en 1884.

Ambos pensadores describían este primer modelo como uno carente de un régimen autoritario que controle la distribución de bienes, donde no existiría la propiedad privada y todos los humanos tendrían los mismos derechos a poseer los recursos de la tierra.

Como resultado, las clases sociales no existirían, pues todas las personas tendrían derecho a acceder a los mismos bienes, según sea necesario satisfacer sus necesidades.

El comunismo primitivo marcaría el rumbo del resto de los modelos teóricos adaptables a la sociedad, teniendo como referente en la actualidad —en cuanto a similitud de postulados— el anarquismo.

Características del Comunismo Primitivo

1. La sociedad gira en torno al alimento

El principal recurso necesario para la sobrevivencia del ser humano es el agua y la comida, por tanto, el comunismo primitivo promulga que ninguna persona puede quedarse exenta de ellos.

Toda persona físicamente apta para realizar labores de caza, pesca o recolecta, debe utilizar parte de sus horas diarias para completar los suministros de víveres fundamentales para la comunidad.

2. No hay producción masiva

Al igual que las sociedades nómadas, el comunismo primitivo no produce material más allá del consumo diario.

Esto evita que una parte minoritaria del grupo se beneficie con una porción adicional a la que el resto de la comunidad recibe, siendo imperativo que todos se mantengan en un estatus de igualdad.

3. Ausencia de propiedad privada

Uno de los principales rasgos que caracterizan al comunismo primitivo es que no existe la propiedad privada, todos los productos se comparten en igualdad de términos.

A excepción de las propiedades estrictamente personales (como las prendas íntimas), la tierra, los alimentos, las viviendas, las armas y otras herramientas pertenecen a la comunidad.

4. No existe la especialización

Ya que todas las personas de la comunidad deben mantener criterios de igualdad, todos deben realizar en conjunto las mismas tareas que el resto (salvo algún impedimento físico).

Si bien esto evita que quienes desempeñan mejor una tarea puedan dedicarse exclusivamente a dicha labor, también resuelve las circunstancias en las que nadie quiere realizar un trabajo sucio o una tarea difícil.

Esto también guarda relación con una característica secundaria y es que hasta en las tareas más simples debe participar la totalidad de la comunidad, no existiendo la individualización en casi ninguna de sus formas.

Dicha característica ignora las diferencias de género, puesto que a diferencia de otras costumbres primitivas (donde el hombre caza y la mujer cuida el hogar), todos deben participar en las mismas tareas en igual medida.

De esta regla solo están exentas las mujeres embarazadas y en estado de lactancia, puesto que su prioridad es resguardar a las generaciones futuras.

Lee también nuestra guía sobre las diferencias entre el capitalismo y el comunismo

5. Desaparece en la Revolución Neolítica

Con el desarrollo de instrumentos más sofisticados y la domesticación de animales durante el período neolítico, surgen nuevas actividades como el pastoreo y la agricultura.

En este punto se considera la muerte del comunismo primitivo, pues trae consigo el establecimiento de las clases sociales.

La especialización de tareas comenzó a marcarse, permitiendo el desarrollo de la cultura, las artes, la filosofía y la ciencia, pero también marcando la llegada de la propiedad privada, la explotación comercial y la esclavitud.

Las actividades en comunidad fueron desapareciendo a medida que fue avanzando la privatización, dando fin al fundamento del comunismo primitivo.

Ventajas del Comunismo Primitivo

Si bien se expresa en una doctrina de izquierda radical, el comunismo primitivo ofrece ventajas que en la actualidad pueden ser apreciadas. Entre estas pueden destacarse:

1. Marco de igualdad absoluto

A diferencia de otros modelos, ninguna persona puede librarse de realizar una tarea fundamental para el mantenimiento de la comunidad.

Independientemente del sexo, atributos físicos o intelectuales, estatus o cualquier otro indicador, toda persona mantenía su derecho a participar en las decisiones o tareas correspondientes a su comunidad.

Al no existir la propiedad privada, nadie puede aprovecharse de sus recursos para explotar terceros y eximirse de participar en alguna actividad.

2. Delimitación de tareas

Debido a la simplicidad que mantiene la supervivencia básica del comunismo primitivo, al igual que los roles estáticos de los integrantes de la comunidad, es fácil transmitirle a las nuevas generaciones sus funciones.

Esto evita cualquier tipo de confusión en cuanto a lo que se debe hacer para participar en la comunidad.

3. Cuidado al medio ambiente

Uno de los principales atractivos del comunismo primitivo es que, al no existir la producción masiva, los recursos ambientales son resguardados para que sean debidamente aprovechados por las generaciones futuras.

Esto reduce drásticamente el impacto ambiental que resulta de la explotación comercial con fines comerciales.

Desventajas del Comunismo Primitivo

Muchas de las características del comunismo primitivo lo convierten en un modelo poco viable para ser practicado en la actualidad. Desde esta perspectiva, resaltan las siguientes desventajas:

1. Niveles mínimos de desarrollo

El comunismo primitivo aspira a la supervivencia del hombre, pero no trasciende más allá. Sus actividades en comunidad están destinadas a satisfacer las necesidades más básicas. En este sentido, es imposible que la humanidad alcance todo el potencial que posee.

2. Ignora las habilidades innatas

Si bien todas las personas somos capaces de realizar las mismas actividades en igual medida, es innegable que algunas posean mayor facilidad para unas tareas más que para otras.

Al hacer que todos los integrantes de una comunidad participen en igual medida en todas las tareas, se pierde la oportunidad de prosperar a partir de las habilidades innatas que cada persona posee como individuo.

3. No prevé circunstancias adversas

Por cumplir la premisa de igualdad absoluta y limitar su producción a lo mínimo fundamental, el comunismo primitivo no ofrece soluciones satisfactorias a qué hacer cuando por alguna razón no se logre cumplir la cuota necesaria para la supervivencia.

Ante grandes adversidades, la existencia de la humanidad se vería en un considerable riesgo de desaparecer.

4. Impide el constante proceso de evolución

Al no explorar el potencial interno de los individuos dentro de una comunidad, obligándolos a mantener un estatus de igualdad, son pocos los escenarios en los que puedan surgir mejoras en la calidad y desarrollo de sus vidas.

Este aspecto es el responsable de que, durante cientos de miles de años, la sociedad prehistórica no haya conseguido la misma velocidad de desarrollo social que podemos apreciar en la actualidad.

Aun así, el comunismo primitivo es un modelo que no deja de ser emblemático y poseedor de una importancia histórica para el desarrollo de posteriores teorías económicas y políticas.

¿Te ha sido útil esta información? No dejes de compartirla y dejar tu opinión al respecto en los comentarios.

 

Ver También: