Las Principales Diferencias Entre El Comunismo y Socialismo

Muchas personas confunden estas dos corrientes políticas porque ambas plantean la igualdad y buscan eliminar las clases sociales. Lo cierto es que los dos sistemas tienen bastantes similitudes, pero también puntos divergentes.

En el siguiente artículo discutiremos en qué radican dichas particularidades y algunos efectos que han mostrado estas estructuras económicas.

El Comunismo

El comunismo es una doctrina económica donde la sociedad busca que la clase trabajadora sea la dueña de todo. Precisamente de ahí se deriva su nombre, del bienestar de la comunidad.

Esta doctrina pretende alcanzar la igualdad de clases y crear un lugar donde no hay ricos ni pobres. La comunidad distribuye los bienes basándose en la necesidad y no hay enriquecimiento si se trabaja más de lo que se requiere.

Talvez ahí estribe su debilidad, porque en la práctica esta organización económica se caracteriza por una baja producción y un avance restringido que da como resultado una pobreza masiva.

La Unión Soviética sufrió los estragos de esta doctrina en la década de 1980. Los ciudadanos se revelaron cuando la pobreza se expandió por su territorio.

Lee también nuestra guía sobre el comunismo primitivo: Características, ventajas y desventajas

El Socialismo

La confusión que existe entre el socialismo y el comunismo es que ambas buscan la igualdad social. La diferencia es que en la primera, los trabajadores ganan un salario y pueden disponer de este como les plazca.

En el socialismo, el gobierno opera y es dueño de los medios de producción. Los trabajadores reciben lo necesario para llevar a cabo la fabricación y sobrevivir.

El problema es que no hay incentivos que estimulen el llegar más allá y la motivación del obrero es muy baja.

A pesar de estos contras, países como El Reino Unido han encontrado puntos bastante atractivos en esta doctrina y la han incorporado a sus políticas internas.

Un ejemplo claro es el cuidado médico, donde se le brinda atención al trabajador independientemente del tiempo y esfuerzo que haya presentado.

En los Estados Unidos el sistema educativo también tiene su base en las políticas socialistas.

Estas prácticas, en teoría, serían completamente ajenas al capitalismo, donde las limitaciones no existen, además de que cada individuo obtiene una calidad de vida proporcional a su esfuerzo e inteligencia.

Sin embargo, la noción que todas las personas deben recibir las mismas oportunidades para superarse o sanarse ha llevado a naciones capitalistas a practicar algunas doctrinas igualitarias.

Diferencias Claves entre Capitalismo y Socialismo

Como mencionamos anteriormente, existe una fuerte tendencia a confundirlas, ya que ambas mantienen una posición bastante firme contra del capitalismo.

Pero a pesar de tener el mismo principio básico de igualdad social, estas dos corrientes cuentan con claras diferencias políticas, ideológicas y económicas.

Todo esto surgió en los cambios que sufrió el mundo durante la Revolución Industrial.

Esta alteración en la vida como se le conocía llevó a Carlos Marx (un economista y sociólogo de origen alemán) a crear las ideologías que fueron la base del comunismo.

A pesar de ser una filosofía bastante radical y de contar con varios puntos que a la larga no funcionaron, aportó conceptos como:

  • El derecho a la educación para los niños (no trabajo)
  • El derecho a tener tiempo libre y fines de semana
  • La oportunidad de crecer y superarte (aunque no de manera financiera)
  • El derecho a manifestarse

El socialismo defiende una versión menos extremista de la igualdad social, característica que le ayuda a no desvirtuarse, lo que sucedería si mantuviera la postura inalterable del comunismo.

A pesar de la firmeza del comunismo, la historia ha probado que el socialismo es el régimen más perdurable y la muestra está en que este sistema ha regido por décadas a naciones como China, Cuba y Rusia.

Pero es importante recalcar que a pesar de que ambas doctrinas son básicamente lo mismo, hay países que pueden presentar ideas políticas comunistas y herramientas económicas basadas un poco más en el socialismo.

Contrastes Políticos

Aunque el comunismo y el socialismo tienen su origen en las teorías marxistas, cuentan con distintas implicaciones políticas.

Ambas están a favor de eliminar las clases sociales, pero la manera de lograrlo en el comunismo es a base de otorgarle un gran poder de intervención al gobierno y a la modificación del Estado.

Se puede decir que una nación es comunista cuando el Estado ha puesto en práctica las medidas necesarias para invalidar las clases sociales y ha terminado con la propiedad privada.

La sociedad civil depende de este para obtener recursos y medios de producción. Además de elegir el camino político que seguirá la nación.

Aunque un país socialista tiene el mismo objetivo, no le otorga el poder absoluto al Estado para lograrlo.

Incluso, puede nacer dentro de un ambiente capitalista y fortalecerse en diferentes puntos. Recordemos el ejemplo de la educación y atención médica del que hablábamos anteriormente.

Los Bienes y la Propiedad

El comunismo subraya la abolición de la propiedad privada, ya que considera la participación pública y los bienes comunes como una manera más igualitaria y equitativa de distribución.

El manejo de los medios de producción y los bienes los lleva a cabo la comunidad y jamás se deben anteponer al beneficio individual.

Por su parte, el socialismo puede distinguir dos tipos de bienes:

  • Reconoce que el individuo puede tener propiedades personales que ganó por medio de su esfuerzo personal.
  • Dicta que los bienes para la producción junto con las propiedades laborales pertenecen legalmente al Estado, pero deben ser controladas por la colectividad.

Dogmas y Religiones

El comunismo se encuentra en contra de cualquier tipo de creencia metafísica. Se considera un Estado completamente ateo.

Sin embargo, cuando se llevó a la práctica, los ciudadanos tuvieron cierta libertad en este sentido, aunque el gobierno era totalmente laico.

El socialismo concede libertad de culto y los individuos pueden profesar las creencias que prefieran, aunque esta doctrina promueve una visión de la vida basada en el presente sin avocarse en un ser etéreo y superior.

Lee también nuestra guía sobre los 50 ejemplos de normas sociales, morales, jurídicas y religiosas

Economía

La diferencia en este aspecto pareciera a simple vista como algo mínimo, pero en la práctica contrasta ambas corrientes de una manera palpable.

El socialismo deposita la responsabilidad de manejar los bienes y materiales a un gobierno centralizado.

El mismo que debe distribuirlo para que sea aprovechado por la sociedad de una manera equitativa. Todo dentro de la función de la capacidad y los requerimientos de dicha sociedad.

El comunismo antes de preocuparse por los aspectos económicos se centra en lo político. Aquí no existe un gobierno que haga de mediador que distribuya los bienes de la manera más eficaz que sea capaz.

Con la premisa de que el comunismo no acepta la propiedad privada y que los bienes existentes son de la colectividad, la sociedad que sigue esta doctrina debe garantizar la cantidad de recursos necesarios para la productividad.

El trabajo se ve como una actividad placentera que se lleva de una manera responsable.

Desde el punto de vista financiero, podemos afirmar que el socialismo es un sistema que está basado en la economía, mientras que el comunismo se fundamenta en los aspectos políticos.

Lee nuestra guía sobre los principales sectores de la economía

El Libre Albedrío

La ideología comunista dicta que la sociedad tiene libertad de decidir su futuro por medio de sufragios legislativos. La voluntad de la comunidad rige todos los aspectos del régimen.

Desgraciadamente en la práctica estos principios han resultado ser poco efectivos. La consecuencia de esta grieta es que el poder se concentra en un grupo pequeño de individuos que dicen ser la voz de la clase trabajadora.

La verdad es que las decisiones muchas veces se ven afectadas por algún sentimiento de represión o por información propagandística.

Por su parte, el socialismo cuenta con mayor libertad política y posee un poder de decisión más dinámico, pero de todas formas deben seguir los lineamientos civiles.

Lo que quiere decir que todo lo referente a las decisiones respecto a los medios o sistemas de producción son manejados por el Estado, dejando que otros aspectos sean resueltos por medio del voto popular.

Ideología

En el comunismo se manifiesta un completo rechazo al sistema capitalista y uno de sus principales objetivos es erradicar a esta corriente para dar paso a la propia.

Pretende alcanzar la equidad general al eliminar las diferencias sociales y al obtener el manejo de los bienes del Estado.

Busca la distribución equitativa del capital y ve el trabajo como una responsabilidad de los ciudadanos para alcanzar el bienestar político y económico del sistema.

Por su parte, el socialismo defiende el derecho de sus ciudadanos de obtener los recursos necesarios para cubrir sus necesidades individuales dentro de una sociedad.

El trabajo colectivo tiene como resultado la industrialización del Estado y el gobierno debe garantizar que la sociedad reciba los beneficios de su labor de manera equitativa.

Como hemos visto a lo largo de este artículo, aunque el socialismo y el comunismo promueven la igualdad social y buscan eliminar las marcadas diferencias de las clases sociales, el segundo presenta una posición más extrema que el primero.

Espero haber aclarado tus dudas sobre las diferencias de estos dos sistemas políticos. Cualquier duda, deja tus comentarios y con gusto las aclararemos.

 

Ver También: